miércoles, 13 de febrero de 2008

Frío, tengo frío

Hoy he vuelto a cruzarme con caras de frío de camino al trabajo. No es tanto el mal tiempo que hace como el gesto de sufrimiento que lucimos los que no estamos acostumbrados a las bajas temperaturas en cuanto desciende un poco el termómetro: la cabeza gacha, los ojos llorosos, la nariz roja y los labios apretados…

Y es que pasar frío con dignidad no es fácil. No basta con un buen abrigo y una bufanda de lana: influye mucho la actitud. Conseguir esa cara de aquí-no-pasa-nada-el-frio-es-mi-amigo, sólo se consigue con horas de ensayo frente al espejo (o de la nevera abierta) hasta conseguir el gesto de indiferencia y de suficiencia.
Pero, mientras conseguimos la actitud adecuada, también podemos ocultar el rostro helado bajo este gorro, The Beard cap. Es obra de Vík Prjónsdóttir un colectivo de diseñadores escandinavos y está inspirado en los gorros que usaban tradicionalmente los granjeros en Islandia para los tormentas de nieve (no me los imaginaba yo a los granjeros del norte con tanto estilo, la verdad).

4 comentarios:

brunch at tiffanys dijo...

Estaría bien uno con coletas para nosotras

palmi dijo...

qué mono lo gorro!!!

Mademoiselle Jolie dijo...

Muchas gracias por visitarme!! No conocía este blog tan chulo pero te iré visitando ;)

Besitos!

sixcerezas dijo...

pones cosas muy chulas y super interesantes, te añando a mis links.
saludos!!