lunes, 12 de mayo de 2008

Agítese antes de usar

Ya me he quejado públicamente más de una vez por de las costumbres yanquis que no heredamos como los refrescos, el repartidor de periódicos o la puertecita para el gato. Un ejemplo son las bolas de nieve que hay sobre la chimenea de toda película lacrimógena de sobremesa que se precie. Ya se que son una horterada pero me hubiera encantado tener una de esos paisajes nevados.

Puestos a escoger, yo me hubiera quedado con éstas del binomio Walter Martin y Paloma Muñoz. Las escenas de su interior son bastante más atípicas de las que estamos acostumbrados: arañas gigantes, suicidas, enterradores…son algunos de los personajes mágicos que conviven en estas pequeñas obras de arte esperando que alguien les agite.



¡Un beso y buen principio de semana!

4 comentarios:

lady desidia dijo...

Dulzura e ironía suele tener como resultado algo genial... me ha encantado el trabajo de estos dos artistas!
Feliz lunes miss!

chati dijo...

Son geniales, a mi me encantan, tengo una que me trajo mi hermano de Paris pero sale Mickey XDDD asi que no se parecen mucho a estas pero estas molan mas.

Espita Gorgorita dijo...

que bien, vi esta pagina hace bastante pero despues la perdí, es genial, gracias

lalolalanieves dijo...

oooooooh me encantan! hay que descubrir el secreto para hacer estas bolas de nieve. Hablando de nieve, acabo de abrir un blog. Aún no sé la periodicidad. Me he precipitado a publicar, la historia no es lo más, pero es el principio para romper con el miedo a escribir. Espero ir mejorando.
Qué pudor!
Un beso