martes, 27 de mayo de 2008

El día del orgullo Vegg

Hace muchos años me hice vegetariana. Empecé por lo mismo que otros empiezan a fumar con once años: por las malas influencias, en este caso la de mi amiga Mariví. Estábamos viendo un documental en la tele de no-se-que lejano país donde se comen a los perros. Los hacían al fuego y los vendían en plan fast food en mercadillos ambulantes. Yo estaba horrorizada de ver a los perros chamuscados dando vueltas sobre sí mismos y Mariví me dijo: pues si te dan pena los perros igual te deberían dar las vacas, y los cerdos, y...¡para! me hago vegetariana. Pero tú también, ¿vale? Así que nos hicimos las dos.

Entonces vivía en Inglaterra y sólo ejercí unos meses, lo justo para pedir menú vegetariano en el avión de vuelta (e indignarme cuando me colaron un cuenco de fruta en vez de profiteroles de postre porque, que yo sepa, los profiteroles están rellenos de chocholate y no de mortadela, de toda la vida) y en mi ceremonia de graduación (y comprobar como el alcohol empapaba mi cuerpo más de la cuenta: “no estoy borrasha, ez que zoy vegetariana” ¡hip!).

La poca voluntad que me quedaba después del episodio aéreo de los profiteroles que desquebrajó definitivamente en las bodas de plata de los padres de mi mejor amiga en la que me abalancé literalmente sobre una bandeja de chistorra. En ese momento me acordé otra vez de Mariví que, en una ocasión, me contó que una amiga suya vegetariana probó la carne después de muchos años y se sintió como si estuviera mordiendo el dedo de un muerto. Pero a mí esa chistorra me supo a gloria con lo que se confirmó mi falta de vocación y, sintiéndolo mucho por los perros y por Mariví (a la que tardé mucho en confesarle la verdad), me borré de vegetariana y hasta hoy.

De esa época me queda un cierto rechazo a la carne en formato filete. Cada día mi dieta tiene más vegetales y menos carne (y nunca, nunca, perro). Ya no lo hago por pena sino porque le sienta mucho mejor a mi cuerpo. Por eso me ha encantado que el pasado fin de semana se celebrara el día del orgullo vegetariano por las calles de Nueva York. Cientos de vegetales salieron del armario para pasearse por las calles para gritar consignas del tipo “no a la carne” y “un mundo sin carne es posible”.


Me gusta que la gente defienda lo que piensa con tanto sentido del humor (esta pareja de plátanos en concreto me tiene loca)









¡Un beso y buen martes!

Sound Track: "Limón Limonero" (Henry Stephen)

13 comentarios:

Berreca dijo...

Hay que respetar todas las opiniones, pero no podemos olvidar que seguimos siendo animales omnívoros jajaja...
Tuve un compañero de trabajo obsesionado con este tema, que quería convertir a todo el mundo en vegetariano, y creo que tampoco es eso... no soy partidaria de extremismos.
Feliz día!

elena dijo...

una historia divertida!!

por lo que veo hay celebraciones para todo, no?
besOs

Anónimo dijo...

Hace dos años mi novio y yo visitamos china y nos encanto, la comida era genial y casi ni preguntamos que era, eso si en nuestra guia nos venia como decir, soy español y no como perro XDD, aun asi prefiero las verduras a las proteinas

chati dijo...

el anonimo era yop XD. Besos

La Ballena Elena dijo...

En este pais es difícil ser vegetariano teniendo ese gran surtido de jamón, cecina y demás embutidos, si a eso le sumamos la carne vasca o gallega, los mariscos y pescados ..... ¿Quién es el guapo que se hace vegetariano?
Personalmente creo que cuanto mejor come uno, mejor se siente (no tiene pq ser sin carne)
Pero si q el cuerpo está feliz cuanto más sano come. Aunque es sabio y a veces un croissant de mantequilla o un helado puede hacerle inmensamente feliz
Rosenthal, esperemos q algún día la idea sea nuestra

Feliz día

BoraBora dijo...

Cuando trabajé en Greenpeace casi todo el mundo era vegano, me vi dos veces incluso el vídeo de Earthlings (ojito con el documental) y me conciencié, ya se que me sería dificil decirle que no al jamón y al chorizo de mi abuela, pero bueno, tampoco me ha apasionado la carne (un horror teniendo en cuenta que soy hija de un argentino hiperpatriota). Asi que en mi vida de ensaladas (con todo, eso si) y en mi busqueda de una dieta que sea casi la definitiva, van y me mandan por doquier proteinas. Esto no hay quien lo entienda.

Alison dijo...

Rosenthal, me ha pasado exactamente lo mismo que a tí, sin proponermelo cada día tomo más vegetales y menos carne. Por cierto, tu receta de ensalada de tréboles (je, je), buenísima. Perry y yo cenamos justamente eso ayer. También hablaste en cierta ocasión de un risotto ¿te animas a darnos esa receta?. Muchos besos.

Espita Gorgorita dijo...

give peas a chance, que bueno... a mi me pasó algo parecido y un dia me desperté pensando carrrneeee. y tambien me borre, hay que estar muy concienciado

Señorita Puri dijo...

el mejor ers el disfraz de perro de la penúltima foto.

Gñe.

yo es me quitan el jamón serrano y me da un jamacuquillo.

_Vesedo_ dijo...

Yo también me borro a ratos. No puedo resistirme al jamón serrano si me lo ponen delante. Eso sí, me tienen que tentar porque yo ni compro ni cocino carne. Soy una vegetariana serrana sin fuerza de voluntad para resistirse a las cosas ricas cuando la invitan a fiestas gastronómicas.
Me hubiera molado estar en el desfile ese, no hay duda de que los vegetas tienen un gran sentido del humor.
La verdad es que no veo problemas en que cada uno se alimente con lo que le motive pero, lo chungo del tema, es que lo que hoy día se vende en las carnicerías y supermercados es una masa plagada de hormonas y piensos de engorde.

La Porta Màgica dijo...

Que maravilla como cuentas las cosas, a mi me ha pasado un poco como a ti, pero la persona que esta haciendo que me haga vegetariana es mi novio, que ahora es hare krishna y mucho han cambiado las cosas, entre ellas la de no comer carne y aunque a veces me apetece, es cada vez mas la que como vegetales y comida mas sana, aunque como adicta al chocolate, proclamo que nadie nunca ( quizás el medico) me lo quitara...
besos
tati

MiKiMoNo dijo...

Jajaja, me ha encantado lo de la chistorra!!

Yo fui vegetariana 3 meses y es que era un numero cada vez que iba de tapitas...lo pasaba fatal!

Anónimo dijo...

Hola, el caso es que es realmente fácil ser vegano o vegetariano, el problema es la falta de información que tenemos. Es facil, sano, barato, divertido, y lo más importante es que no hacemos daño a nadie.
Vesedo ha dicho que no ve problemas en que cada uno se alimente como quiera, pero desgraciadamente no es asi, hay muchos problemas, para los cerdos, vacas, pollos, etc de los que obtienes la carne, a ellos es a quienes les quitas la vida solo para disfrutar de un sabor, y sin embargo con un perro o gato ni lo pensariamos porque es una cuestión de educación, de como nos dijeron que eran las cosas desde pequeños, que los perros son para cuidar y los cerdos para comer, pero no es así, porque todos los animales queremos disfrutar de nuestras vidas.