jueves, 29 de mayo de 2008

La semilla revolucionaria


La primera vez que hablamos de la revolución poética, ARS dejó un comentario contando su particular contribución. Había tirado unas semillas de flores silvestres frente a su casa, en una zona supuestamente verde. Luego me contó que no había crecido nada y entre las explicaciones posibles, la que más nos convencía era que unos pájaros se habían llevado las semillas a otro sitio donde seguro sí estaban creciendo unas plantas preciosas.

Me pareció algo muy bonito y buscando he visto que hay un montón de colectivos que se dedican a ello de forma más o menos organizada por todo el mundo:
Canadá , italia, Francia... El objetivo es siempre el mismo: recuperar espacios públicos, plantando semillas sin permiso ni licencia.
El que más me ha gustado es el grupo de Toronto. Antes de salir de cada acto, imparten una pequeña clase donde enseñan a los voluntarios como hacer bombas de semillas y la forma correcta de plantarlas. Para asegurarse de que no le falte el agua a las semillas plantadas, dejan un cartel pidiendo a la gente que colabore regándolas.








La Ballena Elena y Lady Lay me preguntaban el otro día si realmente haríamos la revolución poética alguna vez y yo digo que sí, sólo tenemos que encontrar una idea entre todos y, lo más difícil, el tiempo para llevarla a cabo.

Sound Track: la fuerza (Facto Delafé y las flores azules)

11 comentarios:

Alicia dijo...

Interesante idea, supongo que puede aplicarse a infinidad de cosas, si quieres cambiar algo tienes que empezar por tomar conciencia de lo que tienes más cerca, muchas veces nos preocupa más la selva amazónica que el pequeño bosque que tenemos delante de casa.

Saluditos

La Ballena Elena dijo...

Rosenthal
Ayer me estaba planteando q hay q hacer para pedir un huerto urbano barcelonés :)

Tú lo has dicho (ganas no faltan) lo q falta a veces es tiempo

Me gustó tu idea de
ME ENCANTAAA
NI DE COÑA

Y se me acaba de ocurrir que no te he contado que en Barcelona cuando alguien tira un mueble el día que no toca en su zona o en un lugar que no se debe el ayuntamiento le pone una pegatina de ASI NO al mueble y lo deja unos días para q el resto vea lo q no hay que hacer.

REVOLUCIÓN POÉTICA SI

feliz jueves Rosenthal guapa

Lady Lay dijo...

Me encanta la idea de los huertos urbanos, de la menta fresca en el balcón, de las semillas dónde no tocan. ARS mani-FIESTA-te!!!!!! Tenemos que organizar el día de las PUSHING DAISIES. Cómo lo hacemos?

elena dijo...

ganas no faltan!
el audio, genial!!, muy apropiado
feliz día

Mer dijo...

ains, me encanta la idea!

lo que plantea la ballena elena es genial. En realidad es mandar una carta a Jordi Hereu, y te la contesta. Yo envio un montón, (no solo blogueo, sino que hago de mosca cojonera con otras cosas, jeje)y siempre contestan. En todo caso, me apunto YA. Frente al estudio tengo un mini parque que no tiene ni flores ni cesped, y pienso que bonito quedaría...
lo voy a hacer, jeje, plantaré unas semillas y pondré un cartelito.

Sea lo que sea, ya te contaré luego, besos!!!

Doublecloth dijo...

Me encantan las historias que cuentas en el blog (aaa creo que tengo algo perfecto para mandarte por correo jeje, que la idea me encanto, pero hasta que no lo tenga no quiero desvelarlo jaja). Un beso

la niña dijo...

Pues yo me uno a esa rebolución, que bonito

Remedios dijo...

Que el dios de las pequeñas cosas nos asista para poder llevar a cabo infinitas y modestas revoluciones poéticas.

Yo estoy por la labor, ojalá se me ocurra pronto cómo hacerlo.

Besos Miss Rosenthal

Gretelein dijo...

Me encanta! Viva la revolución poética!! Contar conmigo para lo que sea...y si se me ocurre algo te lo cuento, ok??

MiKiMoNo dijo...

es una idea preciosa, estoy deseando ver qué se os ocurre!

Mer dijo...

vuelvo para contarte, que estoy mirando lugares estratégicos donde plantar las semillas. Tengo por delante solucionar el tema de las cacas y pises perrunos, palomas y demás. Estoy pensando el llevarme mi propia tierra, quizás plantar plantines que disimulen las semillas...bueno, que estoy en ello jajaja, beso