viernes, 18 de julio de 2008

Animales humanos

Mi hermano tiene un perro de esos pequeñitos (de los que parecen más una escoba que un animal) al que tratan como una persona.

Resulta que el animal, que ya venía bastante escandaloso de serie, pasó una época en la que cada vez que le dejaban sólo en casa la armaba, llorando y ladrando todo el tiempo de forma insoportable. Para solucionarlo, lo llevaron a un psicólogo animal que les dijo que el problema era que el perro no asumía que era un perro y pensaba que era un ser humano, por lo que no entendía que él se tuviera que quedarse en casa mientras los demás se iban.

El diagnóstico convenció a todos: mi hermano que estaba de lo más orgulloso de tener un perro humanizado, el animal que desde entonces campa a sus anchas como si fuera el dueño de la casa y el psicólogo que le sopló un pastón a mi hermano por decirle semejante chorrada: que le hubieran puesto a pagar la hipoteca, fregar los platos o bajar la basura y ya verían que rápido se volvía un perro de nuevo.

Cuando he visto el proyecto Pet Plus de la taiwanesa Alice Wang me ha recordado esta historia. Alice explora el comportamiento de la gente que busca en sus mascotas sustitutos de los humanos.

Por ahora, sus productos están encaminados a sustituir el papel de novio/novia (aunque más adelante también habrá sustitutos para amigos, hijos y hermanos).
sd
Me han parecido todos geniales, el set de platos para que perro y humano puedan disfrutar de una cena romántica, la copa de vino adaptada para que los tortolitos brinden, un babero con forma de camisa para cuando la cita requiera etiqueta, una almohada especial para dos y, mi favorito, una correa que termina en forma de mano para que perro y amo puedan pasar bien juntitos.






Y hablando de manos, estoy muy feliz porque Esti de "Píntame el día" va a hacer que mis manos se vean bonitas por primera vez.
f
¡Un beso grande y buen fin de semana!

8 comentarios:

elena dijo...

qué original! me parece estupendo este acercamiento perro-amo!
tengo amigas que consideran a su perro como uno más de la familia, aunque no lo sienten a la mesa (no lo entiendo, la verdad!, será que yo nunca tuve perro o que, simplemente no me gustan)
la correa es genial!

feliz finde!

La Ballena Elena dijo...

Mi compi de trabajo es la mayor amante de los perros.
Cuando volvemos del trabajo ella se para a mirar a todos los perros, les dice algo bonito y les caricia y yo hago los mismo con los bebés, tendré q enseñarle el post.
Enhorabuena por tu mano :);)

Ah! dijo...

Bueno, bueno,.. la correa mano es una pasada.
Cómo disfruto con tus historias. ¿nos enseñarás la mano, verdad?

Esti dijo...

La correa también es mi favorita; lo demás me parece excesivo, pero la correa es irónica y me encanta.
:)

(gracias por el link)

misako mimoko dijo...

qué bueno! lo de la mano-correa es escalofrrrriante!!!
menuda paranoia-no-estoy-solo.
creo que me la compraré y la sacaré cuando vaya a pasear, aunque no tenga perro!!

Alicia dijo...

Conozco el mismo caso en versión Yorkshire Terrier que se cree un hijo más y no puede quedarse solo en casa, nunca lo he entendido. Es muy ilustrativa en cuanto a estos problemas el programa de cuatro del psicólogo de perros.
Hasta pronto,

Lantana dijo...

te ha tocado!!!!!!!! pásate por el blog!!!

Minerva dijo...

mare de deu, pobre perro-humano...