viernes, 11 de julio de 2008

Lisboa sensorial


Cuando cierras los ojos, pierdes muchas cosas pero ganas otras tantas. El resto de tus sentidos se activan, percibes los olores con más fuerza, los sonidos, el tacto de las cosas, etc. Y eso es lo que pretenden la gente de Cabracega un estudio creativo de Lisboa.

Organizan paseos por el barrio de Alfama donde todos los participantes van con los ojos vendados. El grupo va conducido por un guía invidente que va compartiendo sus referencias sensoriales. Le acompaña una persona de la guía Lisboa Walker que va contextualizando históricamente los lugares que se recorren y otras cuatro de la Asociación del Patrimonio de Alfama que ayudan en el recorrido.

Esta mañana he hecho la prueba de camino al trabajo (cerrando los ojos intermitentemente para no pisar ninguno de los charcos de pota que tengo que sortear cada viernes), y me he encontrado con una Málaga que olía a café y tostadas a la que acompañaba una banda sonora compuesta por ruidos de obras, trozos de conversaciones, pasos, camareros montando las mesas de una terraza y los coches circulando tan rítmicamente que, a ratitos, parecían olas.

Me parece una experiencia súper exportable y mucho más emocionante que recorrer las ciudades a paso de borrego en un autobús de dos plantas donde una grabación con voz nasal te cuenta la historia estándar de la ciudad.


Me encantaría ver la cara que puso esta chica cuando se quitó la venda y descubrió que el trozo de tela que estaba toqueteando con curiosidad científica era en realidad los gayumbos navideños de algún vecino del barrio (limpitos, eso sí).
¡Un beso y buen fin de semana!

10 comentarios:

elena dijo...

una idea estupenda, y de lo más original!, cuando te falta un sentido, supongo que los otros 4 los vives con más intensidad, no?

todos alguna vez hemos probado a cerrar los ojos y ver cuánto tiempo duraba el no chocarnos con nada, íbamos a pasitos muy lentos, y con los brazos bien estirados, claro!

bonita música
_buen finde

La Ballena Elena dijo...

Me parece una idea preciosa, vendarle los ojos a alguien y hacer que recorra la ciudad de tu mano.

Gretelein dijo...

Como siempre, impresionante!

lady desidia dijo...

miedo me da salir en Madrid a hacer un viaje sensorial... pero es precioso!

la baigo dijo...

yo recuerdo en mi 30 cumpleaños q me vendaron los ojos y me llevaron desde la Barceloneta hasta Maremagnum !!!

primero fue angustiante xo luego, SI TE DEJAS IR Y CONFÍAS EN QUIENES TE LLEVAN, está muy bien !!!

toxogirl dijo...

La verdad es que me parece una idea genial, porque lo del bus turistico!!!es un poquillo hortera diría yo!!
Yo también me fijo mucho en los olores y en los sonidos de las ciudades, tanto los agradables como los que no lo son tanto.

Cuando llegamos a nuestro pueblo (vilanova de arousa) mi chico siempre dice que huele a ría, es el olor de nuestro mar atlántico,frío y oscuro! AH yo también me he quedado super triste por lo del niño gusano,fue la banda sonora de mi primer año de facultad!!Un besazo y feliz finde!!

Torpeda dijo...

Aún recuerdo el pabellón de la ONCE en la Expo'92,había una sala que simulaba una ciudad. Podías o ir con los ojos tapados e intentar cruzar entera la sala sin que te pasara nada, o bien ir en silla de ruedas y sortear todos los obstáculos con el mismo objetivo.
Debo decir que me quité el pañuelo casi a la mitad, me agobié entre niños, perros,coches,bordillos...
Lo cierto es que así suena bien, pero para quienes lo sufren es un reto diario.

bola voladora dijo...

Hola Miss Rosenthal,


Paseando por otros blogs (Matilina >Lady Desidia) encontré el tuyo, y paseando por las calles de Lisboa, hace unos años, encontré momentos muy felices que tus palabras me han hecho recordar. A las puertas de las vacaciones (el 15, por fin!!!), y con la “cançao do mar” de Dulce Pontes me he trasladado por un momento en el tiempo.
Te dejo un poema del extremeño Pablo Guerrero que me gusta mucho y que creo que recoge la esencia de esa ciudad mágica.

DUERME LISBOA

Puerto hacia islas que antes has soñado,
ropa en el viento tendida.
Gente que mira a los ojos despacio
mientras finge estar dormida.

Haces presente el tiempo de la infancia
magia de las calles perdidas
bebe el viajero el vino verde y limpio
de toda la melancolía

Duerme Lisboa lugar de la luz blanca,
lugar de los encuentros del corazón y el mar
quien te visita conoce su destino
ciudad de los amantes que saben naufragar

Si alguna vez nací, nací en Lisboa

Pablo Guerreo (Toda la vida es ahora, 1992)

Si cerramos los ojos creo que todos tenemos alguna ciudad mágica en la cabeza
Para mi es Lisboa, ¿Cuál es para vosotros?

Un beso con los ojos cerrados ;-)

Unai dijo...

Me ofrezco para q me vendeis los ojos y me lleveis de vuestra mano por donde querais.

Esti dijo...

Otra bonita idea...

(Te he incluido en un tag hoy...)

Buen fin de semana!