miércoles, 30 de enero de 2008

Y es que nunca se sabe...

...Imagina que estás de viaje y de repente tu novio se arrodilla y, mientras tú piensas que le ha dado un tirón en la pantorrilla, él saca un brillante, te lo pone en el dedo y te pide qué te cases con él. Pero tiene que ser ya, no quiere esperar a que volváis a casa. Y ahora qué haces si hiciste un equipaje XS para no tener que facturar la maleta! No hay problema, porque tú, como chica precavida, llevas siempre un tu equipaje -por pequeño que sea- un traje de novia de emergencia por si las moscas.

A qué es una idea genial? Pues es de la diseñadora Aleksandra Paszkowska y la ha puesto en práctica en su tienda Ydress de Bruselas. The Emergency Wedding Dress es una especie de can can vaporoso (tipo tutú de bailarina pero largo hasta los pies) que, combinado con un vestidito blanco, te queda un modelito ideal para el sí quiero. Y es que, además, todo son ventajas porque viene envuelto en sí mismo (tipo saco de dormir) para que no ocupe espacio en la maleta y lo puedes reciclar utilizándolo por separado por si finalmente lo de tu novio es una tendinitis y ni brillante ni boda ni nada.

Pero ricemos el rizo. Qué pasa si tu novio resulta ser familia de Alberto de Monaco o Guillermo de Inglaterra y ha esperado hasta este momento para confesártelo. Pues tampoco pasa nada: tú sacas de esa maleta diminuta que llevas un “Instant Princess Dress”. El mismo concepto, tutús de colores que incorporas a tu vestido de verano y lo haces de lo más glamouroso.


Y mucho más en la misma línea: camisetas, vestidos, faldas…Lo que más me gusta es que todo se puede lucir de varias formas y por personas muy distintas (no hay tallas, todo queda bien a todo el mundo).

martes, 29 de enero de 2008

Cuándo se te va la pinza

La emancipación trae consigo cosas buenas, malas y auténticas tragedias griegas.

Las buenas son las de comer y dormir lo que quieras y con quien quieras sin dar explicaciones. Entre las malas está esa costumbre tan fea que tienen los padres de dejar de pagar cosas básicas como el seguro del coche y el dentista pero, la mayor perdida que trajo para mí la independencia, lo que yo clasifico como desastre de la humanidad, fue la de dejar de compartir los artículos de belleza con mi madre. Con artículos de belleza me refiero al maquillaje, la plancha del pelo, el secador…En mi caso fue una especie de divorcio en el que ella se quedó todo lo que había pagado y yo me quedé con todo lo que ella había pagado pero estaba demasiado gastado para seguir usándolo: un par de perfiladores de labios sin punta y una sombra de ojos de color indefinido.

Entre las cosas que dejé, con todo el dolor de mi corazón y lágrimas en los ojos, fueron las pinzas de depilar. Las de mi madre eran fantásticas, nada que ver con las que yo compré en los chinos para sustituirlas.
Así que ayer, cuándo Carmen me dio su regalo de cumpleaños volvieron a saltárseme las lágrimas pero esta vez de la emoción.

Carmen me ha regalado las pinzas de Sephora proffesionnel by la tweez que son al entrecejo lo que la termomix a la cocina. Son increíblemente buenas y vienen en un estuchito tipo barra de labios con espejo y atención, lo que me tiene loca, una luz que hace que no se te escape ni un pelo. Yo creía que mis pinzas de los chinos mal que bien hacían su trabajo pero cuándo he sometido mi bigote a la sofisticación de las proffessionnel he visto que empezaba a tener un parecido con Dalí más que preocupante.

En fin Car, que mil gracias porque estoy contentísima con las pinzas y si alguna vez tengo una hija y comparto cuarto de baño con ella ya puede olvidarse de ellas cuando cumpla los 38 y diga que se va de casa.

lunes, 28 de enero de 2008

Tres sombreros de fieltro



Durante mucho tiempo he pensado que Málaga no es ciudad para gorros. Porque, con una media de 20 grados en invierno, cualquiera se cala un sombrero hasta las orejas sin pegar el cante. Sin embargo, no todos los gorros tienen la finalidad de abrigar y, entonces, todo cambia. He seleccionado tres modelos que me encantan por lo sencillo de sus formas.

Los primeros son la diseñadora austriaca Eva Kim Heu que realiza diseños a mano, de forma tradicional, por lo que no hay ningún modelo exactamente igual.





Los segundos también son obra de una diseñadora, en este caso alemana, Ewa Kulasek bajo la marca scha y fue de lo que más me gustó el pasado Bread & Butter



Y los terceros son los que tenemos más cerquita, porque son de la temporada de otoño 2007 de Kling. Les tengo un montón de ganas desde que los ví en el Mercado de Fuecarral de Madrid.










jueves, 24 de enero de 2008

A'N'D

Azumi y David nacieron por separado los días ocho y diez de Abril. Azumi y David nacieron juntos el día 9 de Abril y se bautizaron como A'N'D. De la unión de sus iniciales han salido desde el 95 multitud de proyectos creativos: publicaciones, performances, accesorios de moda...

Cacé una reseña sobre ellos en una revista y cada cosa que he visto de ellos me ha gustado más que la anterior. De la suma de sus dos cabezas salen objetos con doble personalidad: bolsos con suelas de zapatos, camisas con mangas de camisetas, camisetas con espalda de camisas, collares con actitud de gafas.

Todas buenas mezclas que hacen pensar que ellos, también son una buena mezcla.






martes, 22 de enero de 2008

The big Knit


Estas navidades en Bélgica, nos sorprendió ver cómo la marca de bebidas innocent drink vendía sus batidos y zumos abrigados con unos gorritos de lana súper monos. Al llegar a casa vimos que no se trataba de un capricho sino de una campaña que se viene repitiendo desde el 2003 con la que recaudan fondos para Age Concern una asociación benéfica inglesa que recoge fondos para los abuelitos. Por cada bebida con gorrito, donan 50£ (algo más de 70 céntimos).

Lo mejor de todo es cómo se organizan para hacerse con tanto gorrito de lana: piden a la gente de todo el mundo que les envíe gorritos hechos a mano. En la web hay instrucciones de cómo tejerlos, fotos de los más originales, etc.

La iniciativa me parece genial y con ella han recaudado este año 400,720 gorritos que han supuesto 269.572€. Qué bonito que pasen cosas así.


jueves, 17 de enero de 2008

Naranjas Lola

Tercera entrega de este blog y otra vez tenemos un nombre propio femenino como protagonista. Está siendo casualidad, prometido. El caso es que anoche estábamos pensando un regalo para nuestras anfitrionas en Barcelona de este fin de semana (vamos hoy con la excusa del B&B) y nos acordamos de Lola, de Naranjas Lola.

Es una empresa familiar de Cullera que un buen día (o noche, porque según su web dice que se les ocurrió viendo Informe Semanal) decidió vender su cosecha por Internet y así evitar intermediarios. El caso es que tú haces el pedido (lo mínimo es una caja de 15kg en la que puedes mezclar naranjas de zumo, de mesa, pomelos, limones, mandarinas…en las cantidades que quieras), ellos lo recogen y al día siguiente lo entregan.

Lo más curioso es que insisten mucho en su web para que no pagues nada (ni por adelantado ni al mensajero) hasta que lo pruebas. Entonces, si te gusta, lo abonas. En fin, mañana veremos si están realmente tan buenas pero, como regalo, me parece genial (además, cómo son cuatro las habitantes del piso, estábamos entre eso y el juego del Allá Tú, así que yo creo que, estén como estén, han salido ganando).



miércoles, 16 de enero de 2008

Rebecca

Después de Melissas, ahora mi chica favorita es Rebecca Turbow. Sus diseños son simplemente fantásticos: limpios, geométricos y con detalles manufacturados (tan tendencia ahora) que le dan un toque muy especial. Y las telas que utiliza parecen de lo más gustositas. Como suele ocurrir, Rebecca empezó haciéndose sus propios modelitos y ahora, con 25 años (que depresión, cada día triunfan más jóvenes) sus diseños han salido en el New York Times, Elle, etc. y cantantes como Of Montreal o Lizzy Yoder (ex fisherspooner) son habituales de su ropa.

Lo que más me gusta es que su ropa tiene un concepto, son Safe clothes: están concebidas para proteger a los que la llevan de los peligros de la vida moderna y se ha marcado el objetivo de hacer del mundo un lugar más seguro, colorido y confortable lo cual, lo consiga o no, me parece muy bien propósito. Tiene línea masculina, femenina y en breve ropa para el hogar y los críos. Habrá que seguirle la pista.

Of Montreal






lunes, 14 de enero de 2008

Viaje a la infancia con Melissa



Uno de mis mejores recuerdos que conservo de cuándo era pequeña es el de levantarme por la mañana y ver el suelo de la calle mojado. Eso significaba que ese día podía ponerme las botas de agua. Con ellas sentía que tenía super poderes, que podía andar por encima del agua, saltar, levantar mucho los píes al andar para dejarlos caer con fuerza sobre los charcos. Así que, el invierno pasado pensé que si algo tan sencillo como volver a llevar botas de agua me hacía recuperar mis súper poderes a mis treinta y…merecía la pena la inversión.


Por eso ayer, cuando llegó al fin llegó directito de Australia mi regalo de cumpleaños de R. me sentí cómo recuperaba otro pedacito de infancia. Mis nuevas
Melissas
son como las de toda la vida, las de los días de verano, a las meriendas en la playa, la de los castillos de arena, la que me ponía mi madre sí o sí…pero reinventadas. Tan cool y tan kicht que estoy como loca con ellas. He pensado que hasta puedo llevarla con calcetines o medias, pero tengo que meditar más este estilismo.


Mis melissas son el primer post que estaba esperando para Miss Rosenthal, este blog con recetas de platos precoolcinados, de trucos de diseño, moda y vida para calentar y listo. El nombre me lo ha prestado Rosenthal, un perro de porcelana de alta cuna
del que me enamoré en el escaparate de un anticuario cerca de casa. Le imagino un pasado de salón victoriano y cortinas de terciopelo pero ahora mira al mundo desde la estantería ikea de nuestro apartamento de 35 metros. Me encanta su actitud tan de perro porcelana y por eso hemos llegado a un acuerdo: él me presta su nombre y yo trato de que el mundo sea un poquito más bonito.