domingo, 28 de septiembre de 2008

Líos


Estaré liada un par de días. Sólo un par. En cuanto me deslíe vuelvo, prometido.
Un beso grande.
Sound Track: Numb (U2)

jueves, 25 de septiembre de 2008

La máquina del tiempo

Muchas veces acumulamos entradas de cines, tickets de metro, tarjetas de embarque….un montón de papeles que cumplen el objetivo de hacernos recordar que aquello pasó realmente.

Parece que la letra impresa nos ayuda a recordar y hace que hasta un papelajo doblado adquiera un gran valor. Esto último es lo que demuestra el reloj recibo: para saber la hora tienes que presionar un botón central y, entonces, imprime un recibo con la hora y unas líneas en blanco para que escribas un mensaje personal sobre el significado que tiene ese momento para tí.
d
El diseñador es Mark Owens, estudiante de diseño de producto del Royal College of Art in London que ya se asomó por aquí con su paraguas para dos.
d
d


Últimamente ando algo obsesionada con el tiempo que me falta, que pierdo o que necesito. Por eso, si hay un producto que me ayude a retener aunque sea un sólo segundo, es bienvenido (aunque no sea demasiado ecológico, como éste). ¡Buen jueves a todo el mundo!

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Camisetas con y sin manchas

f
Si hay algo que se hacer como nadie es mancharme mientras como. Se puede adivinar que contenía mi plato por el rastro que deja en mi ropa. Pensaba que no era algo para presumir pero, gracias a la exposición "Dirty Laundry" que se ha celebrado estos días en Hawäii, he visto que es posible convertir este don en una forma de arte.

A cada uno de los artistas participantes de Dirty Laundry se les pedía que mancharan 6 camisetas a su antojo (de vino, barra de labios, café, kepchut, etc.) y que las customizaran de forma que las manchas quedaran integradas en el diseño.
d
Además de una exposición de camisetas customizadas, los organizadores lo planteaban como una foro visual en el que se debatiera si algo aparentemente destrozado podía volver a cobrar valor gracias al diseño.
d



Y hablando de camisetas diferentes, hay una nueva tienda que nos pilla infinitamente más cerca que Hawäii. Se llama aldesvan y la han montado cuatro chicos que, hartos de no encontrar camisetas que les gustaran, decidieron hacerse sus propios diseños (se lo tengo que decir a una amiga mía que siempre se queja de que está harta de no encontrar novios que le gusten, a ver si ella también se hace su propio diseño).
d
Por ahora sólo tienen cuatro modelos pero amenazan con muchos más que prometen ser de lo más democráticos ya que han puesto el apartado "tú decides" en la web, en el que la gente pueda escoger los próximos diseños. Les deseo mucha suerte, como a todos los que intentan cambiar las cosas que no les gustan.
s
Vía: Grain Edit
dd
¡Un beso y buen miércoles!

martes, 23 de septiembre de 2008

Fascinada

La he visto en otros blogs así que, a estas alturas, es ya un secreto a voces pero no me resistía a compartirla con quien no la conozca todavía. Se llama Yokoo y hace punto: bufandas, gorros, collares. Eso debería valer pero es que, además, es una fotógrafa maravillosa.
d
Su rostro tiene la cercanía de la vecina de al lado en la que no reparas jamás hasta que un día te cruzas con ella en el ascensor y descubres que vives puerta con puerta con un ser extraordinario. Sus fotografías son sencillas, tiernas y hermosas. Como ella.
d
Si desde luego, el objetivo de la publicidad es crear necesidades que hasta ahora no tenías ella es su mejor publicidad porque ahora sólo sueño con tener un montón de lana rodeando mi cuello.
f
Me tiene fascinada.
d









Tiene Flickr y tienda en Etsy y y la encontré en The Girl in the green dress

Un beso y buen martes lluvioso.

Sound Track: Fascinado (Sidonie)

lunes, 22 de septiembre de 2008

Detener el tiempo


Si existiera un catálogo de superpoderes, el de detener el tiempo seguro que era de los primeros que se agotaban. Algunos lo utilizarían sabiamente, para evitar accidentes o salvar vidas. Otros, entre los que me incluyo, lo usaríamos a nuestro antojo, para quedarnos un ratito más en la cama por la mañana o hacer que duraran más los besos.
d
Mientras inventan ese catálogo, he encontrado algo parecido. Este collar es un reloj en el que cada abalorio representa cinco minutos y las bolas rojas y naranjas equivalen a horas completas. Cada vez que la rueda gira cae una bolita, lo que quiere decir que han pasado cinco minutos. Entre los abalorios hay algunos plateados (que simbolizan las horas del día) y dorados (que son los de la noche). El tiempo pasa como en cualquier otro reloj pero, al menos, lo hace de una forma poética.
d



Lo mejor de todo es que, cuando quieras, puedes detener el tiempo colgándotelo del cuello. Así, mientras lo lleves puesto, experimentarás la sensación de que tu tiempo, todos los minutos y segundos de tu tiempo, te pertenecen y eso, también es un superpoder.


¡Buena semana! Vía: Yatzer

Sound Track: Sleep the clock around (Belle & Sebastian)

jueves, 18 de septiembre de 2008

El nuevo negro

Todos las temporadas los colores compiten entre si por ser el nuevo negro: el gris perla, el azul tinta... Sin embargo, este año no creo que ninguna lo consiga porque el negro, al menos para mí, ya tiene sustituto. Blood is the New Black.

Aunque es una marca americana la encontré en la tienda Basmatee de Praga (sigo tirando de hallazgos del verano).
s
Blood is the new black hace camisetas con arte, en el sentido más literal. Su segundo objetivo (porque me imagino que el primero será vender camisetas) es dar a conocer a artistas emergentes de estilo muy distintos (fotógrafos, ilustradores, grafiteros) a través de su ropa. Siii...ya se que esto no es nada nuevo y que no son los únicos que lo hacen pero éstos, al menos, lo hacen bien. Además, cada prenda lleva la firma del diseñador y una reseña de su obra.
d
Ahí van algunos ejemplos...




Sound Track: Back In Your Head (Tegan And Sara). ¿A alguien le suena la camiseta que lleva ella?

¡Buen jueves!

miércoles, 17 de septiembre de 2008

The green establishment


Durante este verano, aunque he desconectado bastante, también he hecho mis deberes para el blog, estando atenta a todo lo que me gustaba para contarlo después. Hoy rescato una marca que conocí en Varsovia y que tenía que estar aquí.

The Green Establishment, es un showroom que descubrimos por casualidad. Entramos para echar un vistazo y ya el espacio nos gustó mucho: no se sabía si acababan de llegar o estaban a punto de irse, como le pasa al resto de la ciudad.
d



Dentro encontramos diseños fantásticos, complementos y telas de importación a cada cual más bonita (compramos ésta de Moschino a ver si nos animamos a hacer algo algún día).

d


Nos atendió Kinga que nos contó que eran una marca joven (del 2005) formada por diseñadores polacos y se ofreció a enviarme información y fotos para el blog. Cumplió su promesa.
d
Al parecer Kinga (el nombre me encanta) y Kamila trabajaban juntas en una compañía que producía toda las prendas en China, India o Bangladesh por lo que los diseñadores no tenían contacto directo con las piezas. Cuando las recibían comprobaban que lo que habían hecho a miles de kilómetros normalente tenían muy poco o nada que ver con el concepto y la visión original del diseñador.

d
Así que decidieron crear una línea de ropa basada en el constante diálogo entre el diseñador y las personas que producen cada pieza. Su primera oportunidad surgió de un workshop en el que participaron diseñadores-sastres locales y donde se produjo toda una colección en dos semanas. De esta iniciativa nació el proyecto que es hoy, una marca de diseñadores polacos que combinan elegancia con el estilo urbano que empieza a despuntar por las calles de Varsovia (doy fe)..

d
Su ropa refleja el espíritu de la ciudad en la que conviven edificios clásicos con mamotretos comunistas y las primeras huellas del capitalismo. Cada pieza tiene una historia y su propio carácter y eso me gusta. Me gusta mucho.








d
Me adelantaron que este invierno se dejarían caer por el Bread and Butter así que pronto habrá más gente hablando de ellas a este lado del mapa (desde el que les deseo toda la buena suerte del mundo).
d
¡Buen miércoles!

martes, 16 de septiembre de 2008

Mejor imposible

d
Estos días en Nueva York hicimos el paseo que Jack Nicolson repetía cada día en la película "Mejor imposible" de su casa a su restaurante habitual. Nuestro plan era ir dando saltitos como él para evitar las líneas de la calle pero, para para nuestra sorpresa, ésta era de cemento y sin ningún dibujo, como prácticamente todas las calles de la gran manzana. Menudo chasco.
d
Me siento un pelín identificada con el papel de maniático que hace el protagonista de esta peli. No porque me lave las manos de forma compulsiva ni apague y encienda la luz 500 veces pero, como a él, a veces me cuesta adaptarme a los cambios pequeños.
d
Mi cuerpo reacciona mucho más fácilmente a los cambios grandes (de ciudad, de trabajo o de corte de pelo) pero no soporto los cambios pequeños, los que alteran mínimamente mi día a día: la taza del desayuno, mi colonia, el fondo de pantalla de mi ordenador, las zapatillas de andar por casa, mi reloj.
d
Si algo de esto cambia, mi cerebro se desconfigura un poco y tarda en reiniciarse. Sin embargo, por una vez me he dejado de paranoias y he hecho una excepción. Mi reloj de siempre ya es historia y ahora llevo en la muñeca el modelo
icon watch. En cuanto lo ví supe que tenía que ser mío y ya lo es y ahora que escribo estas letras con el moviéndose sobre el teclado entiendo que tenía que ser así.
d
No me canso de mirarlo. Sencillo y hermoso. Mejor imposible.
d

Sound Track: I love you for sentimental reasons (Nat King Cole)

!Un beso y buen martes!

lunes, 15 de septiembre de 2008

Cuentos de Nueva York


Un dolar y ochenta y siete centavos. Eso era todo.

Así empieza "El regalo de los Reyes Magos" uno de los cuentos de O'Henry que nos han acompañado estos días, regalo de unos reyes magos muy especiales: los Lay. Quizás fue un poco de premonición porque Nueva York nos ha enseñado su cara más amable, más poética, propia de un cuento con final feliz.

Lo que más me llamó la atención de Nueva York al principio fue lo rápido que pasaba el tiempo. Nos despertábamos temprano, caminábamos un poco y, en cuanto mirábamos el reloj, ya había pasado la mayor parte del día.
d
Me agobiaba mucho esa sensación hasta que una tarde, mientras cruzábamos la calle me quedé mirando al cielo y vi como las nubes pasaban sobre mi cabeza a toda velocidad, de derecha a izquierda, como si se persiguieran unas a otras. Entendí que la ciudad y yo teníamos distintos ritmos y que yo no podía alcanzarla por mucho que lo intentara. Y entonces me relajé, olvidé mirar el reloj y fue cuando me encontré con una ciudad a mi medida. Dejé de intentar verlo todo para concentrarme en lo que tenía más cerca y, creo que funcionó.

Mirada a gran escala, Nueva York apabulla. Mirada como un barrio detrás de otro, es como un gran vecindario donde se repiten las mismas fórmulas: el café de la esquina, el dependiente amable, la pastelería, el modernito paseando el perro, las ventanas que dejan adivinar casas espectaculares...Ese es con el Nueva York con el que me quedo, el que se come a mordiscos pequeños, el que me cabe en las retinas. El resto, espero descubrirlo la próxima vez.
f














Ahora si que he vuelto, después de dos viajes lo suficientemente largos como para desconectar de todo y lo suficientemente cortos como para mirar las fotos y saber que quiero más, mucho más...
cv
Pero estoy contenta de tomar de nuevo las riendas del blog y por todas las novedades que me esperan, que confío en que sean buenas. Ya os iré contando...
d
Sound Track: Better to Be (Liam Finn). Siempre lo recordaremos como nuestro primer concierto en Nueva York y espero que no sea el último.
d
¡Buen lunes!