martes, 30 de diciembre de 2008

Porque me voy (pero sólo unos días)

Yo de pequeña no sabía saltar con los pies juntos. En clase de gimnasia siempre suspendía esa prueba que consistía en saltar cuanto más lejos mejor y caer con los dos pies al mismo tiempo. Y cuando jugaba al elástico me acusaban de hacer "caballito" (no se si esa palabra es universal pero nosotros la utilizábamos justo para eso, para cuando alguien caía con un pie y después con el otro).

Por eso hoy, repasando el año que dejamos atrás, me sorprendo del salto tan alto que he dado en los últimos 365 días:

En enero abrí un blog y, por primera vez, me expuse a que la gente leyera lo que escribo. Gente anónima (muchos os habéis convertido en amigos ya) y para los que sólo tengo gratitud porque me ayudaron a coger impulso.


En verano decidí dejar mi trabajo y lanzarme a lo que siempre había querido. Ser mi propia jefa, organizarme mi tiempo y hacer las cosas a mi estilo. A pesar de la crisis, a pesar de los comentarios pesimistas de la gente, a pesar de los pesares.

En noviembre me casé y di a luz a cuatro hijos, los Beatles. El marido resultó ser casi un desconocido, Xavi, el amigo de un amigo sin el que ahora no sabría vivir. Los hijos me salieron melenudos y rebeldes: continuamente me piden la paga y me tiene como una esclava trabajando para ellos, pero nunca he sido tan feliz.

Mañana, cuando den las doce, pensaré en ese salto que he dado y del que todavía no se como caeré. Pensaré en vosotros, en Xavi, en la madre y en los Beatles. Pensaré en mis padres que me animaron en este salto y que estarán lejos; pensaré en mi hermano y en la niña que viene a la familia. Pensaré en Mister (aunque estará a mi lado) porque se atrevió a saltar conmigo. Pensaré que, caiga como caiga, habrá merecido la pena dar este salto.

Y con esta reflexión os dejo unos días, hasta el día 12 de enero. Para despedirme os dejo con una gente que me ha cautivado por el nombre.

Ahora que está tan de moda en Occidente bautizar las marcas con nombres de Oriente, me encuentro con unos diseñadores de bolsos y complementos hechos a mano de Tokio que se llaman "¿Por qué te vas?". Como la canción de Jeanette, como la melodía de mi móvil.

Para sus creaciones utilizan materiales de todas partes, sobr todo japoneses, muchos de ellos son trozos de trajes tradicionales. Se disculpan porque sus líneas no son todo lo rectas que deberían pero prometen mejorar.
s






Desde aquí les digo que no se preocupen porque esas líneas no sean del todo rectas porque si todo fueran líneas bien hechas y saltos perfectos, el mundo seria un aburrimiento.

Un beso grande, grande y buena entrada de año. ¡Nos vemos en un salto!

Sound Track: Por qué te vas (Jeanette)

lunes, 29 de diciembre de 2008

Guerra a los celos

Que los celos son algo muy malo, ya lo sabía, pero que los celos no son biodegradables es algo nuevo para mí. Rebuscando para el post de hoy, leí que en Inglaterra gastan más de 8.000 toneladas de papel de envolver cada navidad, lo que equivale a 50.000 árboles. Y no sólo es preocupante el gasto del papel, también está el de celo que resulta que no es biodegradable.

Con el proyecto Presente Futuro, la empresa Represent ha tratado de reunir formas más ecológicas de envolver los regalos de navidad. Son propuestas "tape-free", es decir, que sustituyen el celo por gomillas, cuerdas, hilos y un montón de opciones menos contamientantes. Estas son algunas de las que más me han gustado:









Mis favoritas son estas dos últimas. Una con papel de plata...

Y esta otra que mete el regalo en un tupper. Una vez abierto, te puede servir para llenarlo con las sobras de la cena de Nochebuena.

Yo ya he hecho la mayoría de mis regalos esta navidad (porque en casa de los Rosenthal somos de Papá Noel) pero lo tendré en cuenta para el año que viene, lo prometo.

Buen lunes y un beso grande.

Vía: Inhabitat

viernes, 26 de diciembre de 2008

En las nubes

Llevo un par de días desorientada. Ayer pensaba que era domingo y hoy lunes. Un lunes raro porque mañana es sábado. Creo que el exceso de azucar de los últimos días es lo que me hace vivir en las nubes. Pero no me importa, me gusta estar allí. En las nubes no pasa nunca nada malo, todo el mundo se lleva bien y come pan con queso philadelphia. Cuando llueve no te mojas y encima, si te tropiezas, caes siempre sobre blandito.

De todas las nubes, mis favoritas son las que se han quedado en el jersey de sirena con jersey. Detrás de este nombre tan original hay dos chicas igualmente originales: Eli y Ali que comparten su gusto por las cosas hechas a mano con cariño y sentido del humor.

También comparten el gusto por las faldas (juntas han fundado el Skirt club, en el que sólo hay una regla: fuera pantalones y arriba las faldas. Si eres de las que siempre viste con faldas o vestidos puedes escribirles y ellas te mandan tu tarjeta de socia del club).



No me imagino a nadie que conozco con este jersey pero igualmente me encanta (y el jersey sandía de ella también). También me quedo con esta esponja de nubes. Cuando la aprietas sobre tu cuerpo, las gotas parecen de lluvia.


Y por último este collar de nubes. Lo vi hace una mañana y me encantó. Cuando Mister llegó a casa ese mismo día, me dijo: he visto un collar que te gustaría y me enseñó este mismo. Me gusta que me conozca tanto (Vía)

Un beso grande desde las nubes en este lunes raro.

martes, 23 de diciembre de 2008

Especial mascotas

Si tu mascota sabe nadar pero no caminar, ahora puedes sacarle a pasear por el barrio: llevarle a la panadería y a la carnicería para que todo el mundo comente lo mucho que ha crecido, ir a comprar el periódico, tomar un café en el bar de la esquina. En fin, lo normal para un perro (y otros animales de compañía).

Todo se lo debemos al diseñador israelí Michal Shabtiali que ha presentado la pecera portátil como proyecto de clase. Espero que le pongan buen nota porque el producto, en sí, es un bombazo.

Si la gente se pasea por la calle con perros, gatos, hurones, cerdos vietnamitas y otras razas de las que uno no está seguro si es un animal o un mocho, por qué no iba a hacerlo con su pececito naranja, ¿no?





Y si tu mascota sabe caminar pero no nadar, también puedes pasear sin miedo con ella por la orilla de un río. El diseñador americano Jed Berk ha inventado un collar para perros con un sensor que, cuando se humedece, infla automáticamente un flotador para evitar que el animalito se ahogue.

Si te haces con él no se lo cuentes a tus colegas porque corres el riesgo de que el pobre perro esté todo el día en remojo cuando la gente quiera comprobar si funciona o no: que te ven pasear por el barrio, manguerazo; que lo llevas a casa de un amigo: a la lavadora...

Además, el collar sirve para localizar al perro en la oscuridad ya que incorpora un dispositivo que se carga con luz solar y brilla cuando se apaga la luz. Mira tú por dónde también te va a servir el perro para que haga de gusiluz con tu sobrino. Eso sí, lo de enseñarle a cantar nanas te toca a tí, no todo lo va a hacer el collar...



Creo que ya no llegamos a tiempo para pedirle ninguno de estos dos inventos a Papa Noel pero no importa, seguro que vienen cargados con otros muchos regalos. Y hablando de regalos, pasaos por We love Crafts para ver el resultado del sorteo del otro día.

Un beso muy, muy fuerte. Hoy más grande y sonoro de lo habitual. Espero que paséis muy buenas fiestas.

Nos vemos el viernes

lunes, 22 de diciembre de 2008

Sombreros de colores

Japonesa de Kioto, a punto de cumplir años (nació el 23 de diciembre), enamorada del color rojo y con un nombre que parece el estribillo de una canción, nos llega Shan Shan.
df
Shan Shan es Dadaya, una diseñadora que juega con materiales y colores a su antojo para hacer sombreros y complementos tan bonitos y divertidos como estos.

Y debajo de un gran sombrero siempre hay una gran mujer. El dicho me lo acabo de inventar pero es que le viene perfecto a Shan Shan.

En su Flickr nos enseña una y mil formas de combinar sus sombreros con medias de colores, vestidos vintage, carteras de colegio, zapatos imposibles, etc.

Genial también sus poses, mirando al suelo o al cielo pero nunca, nunca a la cámara.







Y detrás de una mujer como Shan Shan sólo podía haber un chico como éste que le pega tanto como uno de sus sombreros.

No me imagino un día triste en la vida de estos dos.
Un beso y buen principio de semana

viernes, 19 de diciembre de 2008

Tetris humano

Un amigo me contó que, durante la mudanza que hizo hace unos meses, la casa parecía que tenía amnesia. A medida que iba guardando cosas en las cajas, a la casa se le olvidaba la cocina, el dormitorio, el cuarto de baño...A veces pienso que la nuestra también sufre una enfermedad parecida y se le olvidan los armarios, las habitaciones (sólo recuerda una y encima es la más pequeña), el vestidor, la isla de la cocina. Estoy segura de que tiene todas esas cosas sólo que no las recuerda. Al nuevo año le pido que nuestra casa recuerde las estancias que le faltan y así podamos vivir un poco más holgados.

Pero mientras nuestro piso recuerda, nos hemos acostumbrado a vivir en los treintaypocos metros que siguen en su memoria. Esto hace que, a veces, parezca que estamos en una partida de tetris humano. Tenemos que calcular bien nuestros movimientos para no estorbarnos continuamente.

Algo muy parecido a la video perfomance del suizo Guillaume Reymond. En noviembre del año pasado reunió a 88 extras que, durante una sesión de cuatro horas y media, resistieron los flashes de 880 fotos. El resultado es este vídeo imprescindible aunque no te gusten los videojuegos. No os perdáis la música tatareada que no tiene precio.




Y si os ha gustado, también podéis ver su versión humana del space invaders, el pole positon y el pong.

Así que ya sabéis, si os aburrís el fin de semana sólo tenéis que echar una partidita.

Un beso y buen fin de semana.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Parejas que parecen hermanos

Dicen que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición. Y estoy de acuerdo. Hay parejas que hablan igual, se visten igual, se mueven igual, se comportan igual... No se si es porque nos sentimos atraidos por personas que se parecen a nosotros o porque, de tanto estar juntos, acabas adoptando las costumbres y hasta la apariencia del otro.

Seguro que muchos de los que pasáis por aquí estáis pensando ahora mismo en ese par de amigos que, más que pareja, parecen hermanos. Pues no son los únicos.

Parejas que parecen hermanos es un blog que, como su propio nombre indica, recoge fotografías de parejas con gran parecido físico. Y alguno ya veréis que es realmente increible...








Esta es la demostración de que realmente hay parejas que se parecen como dos gotas de agua y, de paso, la demostración de que hay blogs para todos los gustos.

Un beso y buen jueves.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Cojines golosos

El sueño de cualquier goloso: dormir entre bombones, galletas, pastas de té, golosinas...que además huelen!!! Sólo de pensarlo se me hace la boca agua.

Los responsables son Claire Eglizeaud y Paul Moreau, dos diseñadores franceses que están detras de "Bonjour mon coussin". Producen fundas para cojines con estampados divertidos y coloristas que vienen perfumados para hacer del sueño una experiencia de lo más placentera.

No me cabe ninguna duda que, después de dormir la siesta con la cabeza apoyada en uno de estos cojines te tienes que levantar con un antojo tremendo de chocolate, café...

bombones...
galletas...
besos (al menos así se llaman aquí este tipo de caramelo)...
pastitas de fresa...
turrón...
Además de esta edición de cojines perfumados, Bonjour mon coussin tiene otros muchos motivos, inspirados en documentos antiguos (postales, certificados de matrimonio del siglo pasado, publicidad, etc).

Me han gustado dos detalles sobre esta empresa: los cojines vienen numerados y hay una cantidad limitada de cada modelo (por lo que son exclusivos) y, al mismo tiempo, son compatibles con una medida de cojines de Ikea (por lo que son univisersales).






Espero que os haya gustado. Un beso y buen miércoles.