jueves, 22 de enero de 2009

Cero Estrellas

Cuando vas a un hotel, te sientes como obligado a llevarse los artículos de baño, aunque no te quepa en la maleta y no te haga falta para nada un peine con siete púas, ni un cepillo de dientes raquítico que no sirve ni para cepillarle los dientes a un loro, ni la esponjita para limpiarte los zapatos (¿cuántas veces te has limpiado los zapatos en los últimos 10 años?) y, por último, el impresdindible gorrito de ducha que te pones por hacer la gracia y luego te lo tienes que llevar mojado. Porque llevarselo hay que llevárselo, eso no entra en discusión. Así que, desde aquí hago un llamamiento a los hoteles del mundo para que, ya que nos incitan al pecado; a sustraer lo ajeno, por favor nos dejen cosas útiles.

Y dicho esto, os presento un hotel que no deja ni estos ni otros artículos en el baño. Tampoco tiene mueble bar ni televisión por cable; y si me apuras, ni paredes de separación en los dormitorios ni ventanas. Por no tener no tiene ni estrellas. Es un hotel cero estrellas.

Lo que si tiene es página web y allí he leído que se trata de un proyecto de dos hermanos gemelos, Patrik y Frank Riklin que decidieron acondicionar un refugio suberráneo a las afueras de Zurich. Se dieron cuenta que el lugar, cerrado desde la guerra fría, tenía todo lo necesario para pasar una noche así que pidieron a los vecinos camas y sábanas sobrantes, sacaron con su impresora un cartel para la puerta e idearon un sofisticado sistema de calefacción individual (las bolsas de agua caliente de la primera foto).




Por no tener no tienen ni huéspedes. Abrieron una primera noche en la que invitaron a los vecinos a vivir la experiencia de compartir baño y habitación bajo tierra.

Parece que no les ha quedado ganas de repetir porque el hotel cero estrellas permanece cerrado desde esa noche aunque, según he leído, se abre bajo demanda así que, si tiene 6 euros y no sabes si comprarte un bocadillo de mortadela o dormir en un refugio suberráneo de Suiza, sólo tienes que ponerte en contacto con ellos. Eso sí, el que vaya que se lleve su propio gorrito de ducha que ya hemos avisado que no tienen.

Un beso grande y buen jueves
Vía: Dwell

12 comentarios:

sixcerezas dijo...

Hola!Pues estoy en proceso de recuperación aún pero por supuesto trabajando, a mi la inactividad continuada me mata así que haciendo cosas se recupera uno enseguida...
(aún cuando estaba convaleciente, no he dejado de leer tu blog ni un día)

*yo en una habitación sin ventanas, como que no me veo...

buen jueves!

elena dijo...

un lugar muy acogedor, desde luego que no es, aunque pasar una noche ahí dentro junto a 10 de tus vecinos puede resultar divertido, no?

_feliz día

EmerJa dijo...

Jajajaj, vaya cosas nos cuentas. La verdad es que es una historia un poco surrealista, pero es divertida. Yo me acuerdo cuando era más peke, que tenía mi bolsita de agua caliente para metermela a los pies de la cama, con su fundita de cuadritos, súper mona. Y me lo has recordado y voy a poenrme a buscarla ya mismo...que me paso la noche con los pies encogidos porque la parte de bajo de la cama está congelada...y no puedo con ello.

María dijo...

aisss!!! qué horror!! parece una cárcel!!

Un besote

Estercity dijo...

Que cosa mas curiosa
Me ha hecho gracia lo del cepillo de dientes porque mi ultimo post de reciclaje va sobre como aprovecharlo

Mer dijo...

buen jueves!

jajaja, si que es divertido Rosenthal, además de sostenible, claro!

La Ballena Elena dijo...

Que gran reflexión sobre el hurto y las habitaciones de hotel
y el para qué queremos la esponjita de los zapatos (jaja tengo varias en casa)

Que penita :)

toxogirl dijo...

Pues vaya sitio!!!aunque para mi no vale porque tengo un poquillo de claustrofobia, pero el sistema de calefacción con las bolsas de agua me encanta, eso si me vendría bien con lo friolera que soy!!!un besito miss!!!

Aitana dijo...

Con las movidas que hay en mi comunidad como para encerrarnos a dormir bajo tierra....seria como un holacausto canibal, pero la idea me parece buena sobre todo si te apetece dormir barato y atipico en Suiza.

Tamara dijo...

Buenoo... lo que nos faltaba, cero estrellas!! Oye, acepto que no me den cepillito de dientes, peine ni champú, porque igualmente siempre llevo los míos conmigo (por si las moscas) pero, por favor.. una pared! Qué menos! Y lo de las bolsas de agua caliente, no me ha encantado ;)

Besos!

rosama dijo...

Pues puede ser una experiencia interesante....

intelligence dijo...

aodaliya
kanpeila
moerben
xini056
riben668