viernes, 23 de enero de 2009

La tía Olimpia

Yo no conocí a mi tía Olimpia pero mi madre habla tanto de ella que la siento parte de mi vida.

La tía Olimpia tenía una melena castaña y larga hasta las pantorrillas que le olía a limones recién cortados en verano y a tarta de manzana en invierno. Mi madre y ella pasaban las tardes enteras peinándose la una a la otra con un cepillo invisible que había fabricado la tía Olimpia con el cuerpo de una tortuga y las púas de un erizo de mar.

Todo el mundo quería a la tía Olimpia y se arremolinaba a su alrededor para escucharle hablar en un idioma de palabras inventadas que sólo ella conocía. Al pan, por ejemplo, le llamaba catiso; a la mantequilla, esbepo; y al pan con mantequilla, catiso con esbepo.

Una tarde, cuando la tía Olimpia estaba a punto de cumplir los 16 años, se encontró un caballo blanco en un descampado a las afueras y nunca más se separó de él. A todas partes donde iba le acompañaba el caballo blanco: al parque, al instituto, a tomar el aperitivo a la plaza. Cuando se encontraba con un niño, sacaba de las orejas del caballo caramelos o globos y se los daba diciendo: "toma nene, un pituso de fresa" (si era un caramelo de fresa) o "toma nena, un pituso de menta" (si era un caramelo de menta) o "mira guapo, un mapetito" (si era un globo).

A medida que pasó el tiempo, la tía Olimpia dejó de peinarse con el cepillo invisible. Llevaba siempre la melena desaliñada y ya no le olía a limones ni a tarta sino a cerveza y a ducados. De tanto inventarse palabras se le olvidaron las de verdad y era muy difícil entenderla. A las madres no les gustaba que la tía Olimpia sacara pitusos ni mapetitos de las orejas de su caballo y no dejaban a los niños que se le acercaran. Se volvió arisca y desconfiada.

Nunca he sabido a ciencia cierta qué fue de la tía Olimpia porque, cuando mi madre llega a esta parte de la historia, se pone triste y no quiere continuar. Una vez me atreví a preguntarle dónde estaba la tía Olimpia y mi madre me contestó, entre lágrimas, que el caballo se la había llevado.

La tía Olimpia está inspirado en un comentario que Paula de Bora Bora dejó en el post que escribí en noviembre sobre el Refugio de Burritos. Me pareció tan mágico el personaje de Tia Olimpia sacando globos y caramelos de las orejas de un burrito que pensé que tenía que hacer algo con él.

Mientras lo escribía, me imaginaba a la tía Olimpia como una de las mujeres de Esti, con su trazo tan inconfundible y personal. Le pedí que lo ilustrara y a ella le gustó la idea. La tía Olimpia quiso nacer en forma de cuadro y no se conformó con hacerlo una vez, sino dos veces. Ahora son parte de su serie
de Bosques Mágicos.
,mn
Ahora la tía Olimpia forma parte de las tres y me gusta pensar que tengo tanto en común con dos personas que ni siquiera conozco. O sí, según se mire. Sea como sea, gracias y mil gracias a las dos.

Espero que os guste. Un beso grande y buen fin de semana.

15 comentarios:

Gretelein dijo...

Bonita Historia

sixcerezas dijo...

todo el mundo deberia tener una tia Olimpia...
;)

Sue dijo...

Me ha gustado mucho el cuento, aunque tenga final triste.

chati dijo...

Preciosa historia, tu sobrina sera afortunada de tener una tia con un alma llena de cuentos e historias bonitas. Un beso y feliz finde

Olivia dijo...

ala que guay! menudas ilustraciones! la tia Olimpia de verdad nunca ha sido san famosa!
gracias Rosenthal por hacer esos cuentos tan bonitos! se me ponen los pelillos de punta...

merche grosso dijo...

que bonita historia, me gustaría una saga de la tía Olimpia ... hay que averiguar a donde se la llevó el caballo...los dibujos son hermosísimos también...últimamente tengo fijación con los caballos este post me ha llegado al alma.

Buen finde guapa.

Ah! dijo...

A sus pies... de las tres ( y de la tia olimpia también!)
Buen fin de semana :)

MiKiMoNo dijo...

Me encanta Miss, es de verdad muy lindo, me gusta la transformacion del personaje, pasar de limones y tarta de manzana a ducados...genial.Y los dibujos también son preciosos!

Oye pasa mañana por la casa invisible que hay expo de kisskrisiss con dos dibujillos mios!Inauguran a las 21h.

Esti dijo...

ha sido un placer (reverencia)

Desideria Madrid dijo...

Muchísimas gracias por este regalo de viernes.

toxogirl dijo...

Que preciosidad de relato!!!me ha encantado , que buena manera de empezar un sábado leyendo cosas tan bonitas después de pasar una noche de temporal acurrucada en la cama oyendo soplar el viento!!un besito miss !feliz finde!!

esther dijo...

ay que bonita historia, a pesar de que a mi no me gustan los finales tristes y que decir de los dibujos de Esti, yo soy una fan incondicional

la rechula dijo...

pero que cosa taaaaannn bonita! sin palabras.

Torpedita dijo...

Desde el nombre, todo.
dulce y brutal al 50%.
Como la vida misma.

Doublecloth dijo...

Es preciosa la historia, me ha encantado.

Un beso