viernes, 13 de febrero de 2009

Memoria lúdica

Este post lo he arrancado del Ático de Remedios que no sé con qué los riega pero le crecen siempre sanos, fuertes y muy, muy inspirados.

Se trata de un proyecto de la polaca Kamila Szejnoch para cambiar la función de los monumentos construidos por el gobierno comunista en su ciudad, Varsovia, tras la II Guerra Mundial.

Se trata de grandes mamotretos de piedra que representan la superioridad de unos y la represión de otros pero que, a pesar de lo que significan, han pasado a formar parte del paisaje urbano de la ciudad.

Kamila propone que, en vez de retirarlos, reconviertan su función para que la gente pueda disfrutar de ellos.

Así, donde ahora está un momunmento dedicado a la gloria de los soldados rusos...

Podría estar un carrusel que diera vueltas (tantas como ha dado la vida desde la II Guerra Mundial).

Otro momunmento, dedicado también a la memoria de los soldados rusos que perdieron la vida durante la liberacion de Varsovia...

Podría cambiar completamente de aspecto al incorporarle un par de toboganes...

Y hasta el mismísimo Lenin...
Podría ser un columpio gigante para la alegría de grandes y mayores...



Mientras los dos primeros proyectos son simulaciones, éste último se hizo en realidad y fue con él ganó el Szpilman Award 2008.

Tanto lío con la memoria histórica y resulta que se puede solucionar con un par de cuerdas y un poco de imaginación. La Puri en un comentario a la entrada de Remedios, proponía pintar la cruz del Valle de los Caidos de rosa, ponerle luces de colores y convertirlo en el monigote de inocente, inocente. Así, a lo mejor yo me animaba a visitarlo alguna vez porque es un lugar que siempre me ha dado escalofríos.

Un beso y disfrutad del fin de semana que parece que al fin se presenta soleado.

8 comentarios:

Raquel Gratis total dijo...

me parece de una gran originalidad, mucho mejor que guardar las estatuas en un almacén; la historia debe seguir presente en nuestras calles, nos guste o no.
Por cierto, vendrás a cibeles?

elena dijo...

el Lenin-columpio es genial! me encanta.

mmm... solecito, disfruta mucho!
buen finde

esther dijo...

habrá entoces que pensar lo que hacer con las estatuas ecuestres de franco, si lo disfrazamos y le ponemos motor ¿podría servir de columpio?

Blanca Oraa dijo...

Gracias a Dios que existen los artistas.

Serafina dijo...

¡Qué bueno! Por desgracia no le veo futuro a esa idea en España.

Un besote

Esti dijo...

Esta idea merece los más grandes premios. Yo quiero más columpios así.

Sue dijo...

El columpio-Lenin me ha dejado boquiabierta, me parece una idea fantástica.

MiKiMoNo dijo...

Jeje me ha gustado la idea! la verdad es que aquí en Berlin también hay unos cuantos monumentos soviéticos a los que se les podían hacer bonitas reformas.