jueves, 12 de marzo de 2009

Hula Girls

Ayer vimos una película que nos encantó: Hula Girls. Es una historia real sobre un pueblo japonés que, ante la crisis de su principal fuente de ingresos, las minas de carbón, dedide construir un parque temático hawaiano. Os cuento la historia porque es muy curiosa:

El "diamante negro", como se le llamaba al carbón japonés, era el orgullo del país hasta que
el petroleo se impuso como una fuente de energía mucho más económica. Así en los 60, sólo algunas (las más efectivas) de las muchas minas de Japón quedaron abiertas mientras que las más problemáticas vieron como su plantilla se reducía drásticamente.

Una de esas minas poco rentable era la de Iwaki, una pequeña población al nordeste de Japon que estaba llena manantiales subterráneos que dificultaban la extracción del carbón.

Yukata Nakamura, un directivo de la empresa minera encargada de explotar la zona, vio en el mayor enemigo de las minas, los manantiales, una oportunidad y decidió construir en un gran parque temático, el primero del país.

Nakamura había oído que el destino favorito de los japoneses que empezaban a viajar era Hawai y quiso construir su propio Hawai en Iwaki a pesar de ser un zona muy fría. Insistió en que fueran los propios mineros y sus familas los que obtuvieran los puestos de trabajo del parque y así fue como los mineros cambiaron los picos por ukeleles; aprendieron a cultivar plantas tropicales o pulieron sus modales para encargarse de la rececpión del parque... Vieron también como sus hijas se convertían en bailarinas hawainas.

A pesar del rechazo inicial de las familias que se oponian a que sus hijas movieran las caderas semidesnudas, las chicas -que no tenían nocion alguna de baile y sí las uñas negras de tanto trabajar en la mina-, se convirtieron en bailarinas profesionales.

El día de la inauguración, centenares de japoneses se emocionaron con los bailes de las hijas de los mineros las cuales se convirtieron, de la noche a la mañana, en auténticas estrellas asediadas por los admiradores y cazatalentos.

A pesar del éxito, ninguna de las bailarinas abandonó Iwaki y siguieron agitando las caderas mientras veían como su pueblo y sus familias se salvaban de la crisis y la antigua empresa minera, ahora reconvertida a empresa de ocio, cotizaba en bolsa.


Estos son algunas fototramas de la película que, aunque está planteada como una comedia, hizo que se me saltaran las lágrimas en más de una ocasión.



Han pasado más de 40 años de aquello y el parque continúa abierto aunque ahora lo hace en forma de spa. Tras la peli, echaron un documental con las auténticas protagonistas de esta historia: la profesora y las bailarinas que salvaron el pueblo.


Me ha hecho pensar que esto de la crisis no es nada nuevo y que, para salir de ella, lo importante es reinventarse aunque, para ello, tengamos que romper los convencionalismos y bailar ritmos desconocidos.

Un beso y buen jueves

15 comentarios:

Esti dijo...

Qué bonita lección...

Anacleta Coqueta dijo...

Gracias por la recomendación, tiene muy buena pinta!!!

Cuando la vea te comento.

Una Zamorana y un Sallentí dijo...

Me encantan las historias en las que la gente, en vez de hundirse en la miseria, se reinventa para renacer de las cenizas
(¡Qué cursi me ha quedado! :))

Buena recomendación

Conchi

Sue dijo...

Es una historia muy bonita ¡Que listo el dueño de las minas!

Merche Grosso dijo...

que buen post Miss!
lo veo exactamente igual
que el dueño del parque
que director de la peli
que tu
y que las bailarinas of course

las crisis no son más que oportunidades

feliz jueves para tí también!

Natalia dijo...

Pues sí, no nos va a quedar mas remedio que reinventarnos. Genial historia.

chati dijo...

Ahora mismo me pongo a buscarla para verla, todo lo que sea baile me encanta, a reinvertarse contra la crisis, es lo que toca ;) un besazo

Blanca Oraa dijo...

iré a verla.

La Ballena Elena dijo...

Has hecho que nos entren ganas de verla.
Que bonitas las fotos, el vestuario, la fotografía ...

Cris dijo...

qué grande el sr que tuvo la idea!!

y cuánta fe la gente del pueblo que creyó en él y se sometió a un cambio tan radical...

está en el cine esta película?

besos ;)

La Muka dijo...

Pero que buena pinta!!

lady desidia dijo...

Me encantó esta película, y sí... habrá que reinventarse.

Hace años un amigo hizo realidad ese invento en plan casero de la cafetera- despertador y a mí me pareció el invento del siglo. Le aconsejé que la patentara pero no me escuchó, sólo me dio la receta... y lo único que recuerdo es que incluía un temporizador ^ ^

Por cierto, enhorabuena a la madre de Míster! No puede haber un jersey más bonito que el tuyo,

un beso

Vintage+Chic dijo...

Qué maravilla!! Oye, vaya pelis que os llegan a Málaga, chica. Aquí, a Gijón, las taquilleras y vas que chutas. En fin, me la apunto!

Alicia dijo...

Genial la apunto! la historia me parece increible, no tenía ni idea.
Y para ilustrar esto la frase de Einstein más de moda en estos tiempos (...)"Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia(...)

Buen fin de semana!

elgatococo dijo...

qué buena pinta! tomo nota. :)