jueves, 25 de junio de 2009

Caravana para canes

No toda la familia viene de serie. A algunos miembros los escoges de entre las personas que están a tu lado para dejarles ser tu hermano, tu padre o tu primo. Yo tengo unos tíos escogidos, Antonio y María, y también unos primos, María y Antonio (sus hijos). Son amigos de mis padres a los que recuerdo desde siempre, en cada cumpleaños o en cada navidad. No importa que no nos unan lazos de sangre con ellos, nos unen otras muchas cosas.

Las dos familias, (una familia sóla al fin y al cabo) recorrimos medio país en una caravana. Desayunábamos en tazas de plástico de colores, dormíamos en literas y jugábamos al bingo con garbanzos.

Nosotros aportábamos a la familia un perro, Banjo (un cocker blanco y negro al que después de tantos todavía echo de menos) y ellos una perra, Encarna.

Banjo se comportaba como un gamberro y un canalla mientras que Encarna era una señorita elegante con modales de princesa. Una vez, mi padre y Antonio decidieron pelar a los dos animales con una maquinilla. Recuerdo a Banjo correteando feliz de verse despojado de tanto pelo durante los calores del verano y a Encarna, escondida debajo de la caravana durante días para que no viéramos su cuerpo rapado como la nuca de nazi.

Al ver estas fotos me he acordado enseguida de Encarna y he pensado cómo le hubiera gustado a ella tener una casita de cerámica de 50 cm y 950 euros.


¿No es una monada? Seguro que el perro de Paris Hilton ya tiene uno.

Un beso y buen jueves

Vía: Bem Legaus
Enlace

11 comentarios:

Estha dijo...

No se yo si su perro es de caravana.... jejejeje, le estaba haciendo una réplica a sus chiguaguas de su casa con muebles y alfombras incluidos, para que no sintieran nostalgia al estar en el jardín... en fins!

nine dijo...

ains, qué cucada, me encanta!!! Yo de pequeña tenía una perrita que se llamaba Niebla que cuando la pelábamos, se metía debajo de los muebles, o metía la cabeza debajo de la mesa de camilla, con el resto del cuerpecillo fuera, porque le daba cosa, menos mal que se acostumbraba pronto!!

Señor Werty dijo...

jajaj que bueno, eso si, como tengas un San Bernardo te sale por un ojo de la cara.

sau2

el manager dijo...

que chula... quiero una para mi.

Ah! dijo...

Inevitablemente al leer el post he pensado en Pantxa... la Srta. Pin la ha llevado a que le cortaran el pelo, parece otra... pero creo que se lo ha tomado bien.
Yo también echo de menos, aunque han pasado muchos años, a mi perro Napo. Seguro que él y Banjo son amigüitos :)
Besos

Blanca Oraa dijo...

Me encantaría tener una caravana a mi medida.

toxogirl dijo...

Que buena historia miss!!!yo nunca he ido de vaciones en caravana, pero me encantaría!!!!y mi perrita seguro que también estaría encantada de ir en una caravana así!"!vaya lujazo!!

la rechula dijo...

una monada, pero mejor un poquito mas de espacio, por diox!!

Pantxa dijo...

Mi nuevo look me da un aspecto dicharachero y elegante. Perfecto para veranear en una caravana.

elena dijo...

es una monada! y tu historia, una delicia!.
un beso

MissMomo toma cafe dijo...

Pues al perro de la foto no se le ve muy contento ! si es que con tanto capricho luego se vuelven muy exigentes !!