lunes, 1 de junio de 2009

Club animals

Yo no se si esto se puede describir como una revolución poética exactamente pero hay que reconocer que tiene algo de revolución y de poesía.

El viernes
en el EP3 leí un artículo sobre el Club Animals, formado por cinco personas que se pasean por Nueva York vestidos de animales, haciendo cosas mitad humanas y mitad animal con la única intención de divertirse.

Su fundador, Nate Hill, un biólogo de 31 años que se gana la vida cocinando alimentos para moscas de labotorio (con una profesión así no me extraña que le haya dado por desvariar) pensó que sería gracioso presentarse en la inauguración de una galería de arte vestido de animal y desde entonces parace que le ha cogido cariño a la cabeza de pescado azul porque no hay quien se la quite.


Hill y el resto de socios del club organizan maratones en Union Square (en el que no es obligatorio ir vestido de animal aunque advierten que se suda mucho más así)...



O regalan viajes saltarines en el metro. Algo que si no fueran vestidos de inocentones animales estaría penado por la ley seguro...



Y sin duda lo que más me ha gustado: reparten Fish 'N' Chiks, un híbrido entre pescado y pollo que ellos mismos cocinan. Dicen que la gente se desconcierta porque no están acostumbrados a que nadie regale nada. Yo creo que se desconciertan porque no estan acostumbrados a que nadie cocine y regale un pollopez y encima espere que se lo coman.



Aunque pensándolo bien, ¿quién no se ha comido un shawarma a las seis de la mañana? Esto no debe ser mucho peor.

En fin, es que es mucho. ¿No os parece?

Un beso y buena semana.

5 comentarios:

Blanca Oraa dijo...

Con razón dice mi hijo pequeño que ha vivido en NY todo el invierno que NY es una montaña rusa de sensaciones.

lady desidia dijo...

No he podido evitar una sonrisa... ese cabeza de pescado es total.

lily dijo...

los fishandchicks esos, ¿no serán los mismo que les da de comer a las moscas?¿o si??
sospechoso en todo caso...

elena dijo...

adoro a la gente sin ningún complejo,
qué forma de divertirse y desconcertar a la gente tan fantástica!!
(una persona me llama pajarito, formo parte del club? :)

un abrazo

Maldita Dinamita dijo...

Llamadme desconfiada, pero yo no sé si me sentaría en el regazo de un delfín desconocido en el metro...¿O sí?