miércoles, 2 de diciembre de 2009

Etiquetas para bebes

Eso de que cuando le regalas algo a un niño normalmente le suele gustar más la caja o el envoltorio que el propio regalo está más que comprobado. Lo que yo no había oído nunca (así que por favor, si alguna mamá en la sala que lo corrobore) es que a los bebés lo que más le suele gustar de una mantita o un peluche son las etiquetas con consejos para el lavado.

A la diseñadora Pía Eriksson ya se lo habían advertido en el ambulatorio y sus amigas pero, al nacer su hija Thilde, lo pudo comprobar con sus propios ojos. A la niña le pirraban las etiquetas de lavado de sus muñecos de trapo: las mordía, las chupaba, las estudiaba...

Así que ella creo una línea de productos para bebés que bautizó con el nombre de su pequeña, Thilde, con cientos de etiquetas mágicas para que los niños se entretengan con ellas aunque sus padres no entiendan el porqué de tanta admiración.








Un beso y buen miércoles.s

12 comentarios:

Lucien dijo...

Es rigurosamente cierto, testado en el 100% de mis sobrinos. Además, algunos mini peluches cuentan con una etiqueta de tamaño desproporcionado: son muñecos a una etiqueta cosidos (como ocurre con cierta mini prenda íntima).
Lo que veo en estos diseños es que las etiquetas tienen ciertos ángulos, más o menos flexibles, pero que pueden dañar un ojito, no sé, no sé,...

Pantxa dijo...

No tengo bebés cerca para corroborar el asunto etiqueta, pero me chifla el muñeco patilargo!!! Aunque no lleve etiqueta!!

Is@Hz dijo...

Por mi parte corroborado. Me has hecho venir a la mente la imagen del niño torciendo los ojitos para acertar con la etiqueta.
Interesante el tema...

baballa dijo...

Corroorado y es una idea genial genial!!

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

que monada!

Ana Gonzalez dijo...

Mi sobrino cuando pequeño se dormia con una prenda, daba igual la que fuera pero empezaba a pasar los deditos por la costuras y asi repasaba y recorria toda la prenda hasta quedarse dormido, asi que estoy de acuerdo con esa diseñadora.

Caterina Pérez dijo...

cierto! los niños (sobretodo los bebés) tienen una atracción especial por la etiquetas de tela. Los míos no han sido especialmente etiqueteros...aunque conozco alguno ya mayorcito al que todavía le dura la debilidad (mi hermano, por ejemplo!)

son preciosos estos diseños!

Torpedita dijo...

peligro!!! post que incita a la maternidad, aléjamelo por favor!!
pd. ¡¡me ha encantado!!!

elena dijo...

no tenía ni idea de que a los niños les gustaran esas cosas! (es lo primero que corto cuando me compro algo nuevo, son tan incómodas...)

un abrazo

Una Zamorana y un Sallentí dijo...

Corroborado en mi persona.
Mis padres siempre cuentan que yo sólo podía dormir con una almohada y no era porque fuera especial, sino porque la etiqueta era suabísima.

Cuando la etiqueta se desgastó de tanto sobe yo estuve una semana sin dormir (mis padres conmigo, claro) y sigo teniendo la costumbre de buscar la etiqueta de la almohada cuando duermo

HollyGo dijo...

Yo esto no lo sabía, pero recuerdo que me encantaba chupar la etiqueta de un peluche. Y bueno lo de pintar encima del papel de regalo era lo que más me gustaba después de abrir los regalos.
Mi madre me escondía algunos juguetes y me los volvían a poner para reyes o de cumple, porque no los hacía ni caso....
Bs!

Esti dijo...

Esto lo he hablado yo con mis amigos un montón de veces! Por fin alguién se ha decidido a atender una verdadera necesidad :)