martes, 1 de diciembre de 2009

La última voluntad

Hoy he escuchado el caso de una serpiente que casi muere al intentar comerse a si misma. Y después de la reunión de vecinos que tuve ayer me he sentido de lo más identificada con este animal porque hubo un momento que me hubiera autoengullido con tal de desaparecer y acabar con esa agonía.

Será por esa experiencia tan cercana a la muerte por lo hoy me ha paredico genial esta urna para aquellos que su última voluntad es reciclar.

Está hecha de cartón biodegradable y contiene semillas de roble para que, cuando la plantes, crezca un bonito árbol de ella.






Eso sí que es descansar en paz.
Un beso y buen martes.
Vía: Benign Objects

7 comentarios:

Sue dijo...

Que idea tan bonita :)
Yo creo que debería haber una asignatura en el cole que fuera "entrenamiento para reuniones de vecinos" que luego sales a la vida real y viene el shock.
Aunque me tome un descanso de escribir en el blog no pienso dejar de leer a los demás ;)

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Bonita idea, pero no sé. Tendría que pensar.

sonia dijo...

idea genial y maravillosa, para devolverle a la naturaleza aquello que nos da..preciosas las fotos del cementerio..yo tb soy una apasionada de estos lugares tan especiales, llenos de un encanto especial.

Señor Werty dijo...

Vi algo parecido con ataudes hechos también de cartón muy resistentes claro por el peso pero también biodegradables y sobre todo los usaban en zonas de catástrofes por la posibilidad del manipulado.

sau2

la chica de las biscotelas dijo...

cuando me enterreis hacedlo en uno te tejo, o de cerezo...

Caterina Pérez dijo...

pues realmente es muy chula!!
...te cojo el link y... voy a hablarlo con mi entorno ;)

(ah! y lo de las reuniones de vecinos tiene mucha tela, eh??)

Is@Hz dijo...

Por què será lo de las reuniones de vecinos, que nos animalizamos de esa manera...
Lo de las urnas me ha parecido una idea buenísima. Por lo visto el fondo marino está contaminadísimo de urnas no reciclables, porque puede ser muy emotivo tirar las cenizas de un ser querido al mar, pero la urna?
Gracias, Miss, por volver tan potente.