viernes, 31 de julio de 2009

Foto pasada por agua

La semana pasada, buscando localizaciones para una sesión de fotos que hicimos en La Madre (y que os enseñaré la semana que viene porque quedó genial) acabé en la ducha de mi mejor amiga.

Me encantó la foto por lo absurdo de la situación y he hecho una copia para colgarla en nuestro cuarto de baño. Mientras encontramos la forma de hacerlo sin romper todas las baldosas, la hemos puesto provisionalmente junto al teléfono.


Un beso y buen fin de semana
Por cierto, hemos actualizado el blog de La Madre con nuestra primera cuña de radio. ¡A ver qué os parece!

jueves, 30 de julio de 2009

El Robin Hood del diseño

Este es un ejemplo de que el diseño mejora nuestra vida. Estoy convencida de haber escrito esta frase en algun otro post pero es que no se me ocurre una frase mejor para el trabajo de Cardon Copy, una suerte de Robin Hood del diseño.

Cardon le roba el tiempo a los clientes ricos, los que le marean con pon esta frase aquí pon este logo allí por un puñado de euros y se lo regala a la gente que hace sus propios anuncios.

Limpiadoras por horas, mascotas perdidas, anuncios de mercadillos...Cardon sustituye estos rudimentarios anuncios hechos la mayoría de las veces con boli y mala letra por otros diseñados por él. Dicen lo mismo pero mejor.

d
f
d
d
d
Al parecer Cardon sólo hace caso a su madre que le aconsejó que "dejara el mundo mejor que lo encontraba". Buen chico Cardon.

Un beso y buen jueves

lunes, 27 de julio de 2009

On/Off

Ha sido un fin de semana extraño, a pesar de ser más corto de lo habitual (ayer tuve que trabajar hasta las cuatro) me ha parecido bastante largo. He encontrado un momento para casi todo: tumbarme al sol, cortarme el pelo, salir de tapas, conocer a gente, mantener conversaciones interesantes, hacer fotografías, ir al concierto de un mito, leer.
d
Me gusta esa capacidad que tenemos a veces de controlar el tiempo, de hacer que se detenga y no se pierda ni un sólo segundo. Al menos a mi no me pasa muy a menudo y, cuando sucede, la sensación es maravillosa.
d
Este reloj está pensado para que cada uno sea dueño de su tiempo. Tiene un interruptor que te permite encenderlo (y que sea visible) y apagarlo (los minutos no se detienen pero, al menos, dejas de ser consciente de ello). A pesar de ser una especie de placebo temporal, su diseñador asegura que funciona. Habrá que probarlo.
d
Me ha recordado a un collar que encontré hace tiempo y que tambíen te permitía parar el tiempo.

¡Un beso y buena semana!

viernes, 24 de julio de 2009

Diario bordado

Cuando tenía 16 años escribía un diario más dramático que el de Ana Frank: que si los granos, que si el peso, que si mi madre, que si no me quiere... Y es que, cuando eres una adolescente todo te parece un mundo y, un mundo, es un lugar demasiado grande para una adolescente.

Hoy pienso que, gracias a que me libré de todas esas palabras tristes y las dejé abandonadas en un cuaderno de tapas azules, ahora sólo me quedan palabras alegres para escribir el resto de la historia.

"Tuvimos una gran discusión pero no me acuerdo por qué" Estas palabras las escribió Kris en su diario de adolescente. Ahora, las ha rescatado para hacer un trabajo de clase sobre la memoria y la nostalgia.




Bordar todas aquellas palabras seguro que le sirve para no olvidar quien ha sido.

¡Un beso y buen fin de semana!

jueves, 23 de julio de 2009

El espejo del alma

Llega una edad en que mirarte al espejo es como planchar la ropa: sólo ves arrugas por todas partes. Quizás fue eso lo que inspiró al diseñador parisino Aïsa Logeot para crear este híbrido entre tabla de planchar y espejo de pie. En realidad está uniendo dos acciones que suelen ser consecutivas: planchar la ropa y ponérsela (hoy en día creo que muy pocos se dedican a planchar una tarde a la semana como hacían nuestras madres sino el minuto antes de vestirse).

Me ha parecido una solución muy ingeniosa para darle más utilidad a las tablas de planchar que suelen pasar sus días como la amiga de Rafaella Carrá: dentro de un armario. Así que, desde aquí, reclamo el día del orgullo de la tabla de planchar para que estas infelices salgan del armario y tengan su propio espacio en nuestras casas.




¡Un beso y buen jueves!

miércoles, 22 de julio de 2009

Manjar divino

Menudo pájaro era Tántalo, hijo de Zeus el rey de los dioses del Olimpo. Se le conoce en el mundillo de la mitología por haber sido invitado por su padre a la mesa de los dioses en el Olimpo y luego largar todos los secretos que había oido durante la cena entre los mortales. No contento con eso, robó algo de néctar y ambrosía y lo repartió entre sus amigotes.

Pero es que hay más, para corresponder a los dioses por la cena les invitó a un banquete. Cuando la comida empezó a escasear decidió ofrecer a su hijo Pélope (que tenía nombre de clínica de depilación láser). Lo descuartizó, coció sus miembros y los sirvió a los invitados. Los dioses, que habían sido advertidos, evitaron tocar la ofrenda (bueno, menos una tal Démeter que no se dio cuenta de lo que era y se metió el hombro izquierdo del muchacho entre pecho y espalda).

La historia, afortunadamente, acabó bien porque Zeus (el abuelísimo) ordenó que reconstruyeran el cuerpo de Pélope y lo volvieran a cocer en un caldero mágico, sustituyendo su hombro por uno forjado de marfil de delfín. Luego Poseidón lo secuestra y se lo lleva al Olimpo para convertirlo en su amante, pero ese es otro culebrón.

En este episodio divino de Tántalo está inspirada la cena que Ioli Kalliopi Sifakaki (para nosotros la Loli a partir de ahora) ofreció a sus coleguitas (sólo hombres). Hizo moldes de cerámica de distintas partes de su cuerpo (estómago, manos, piernas, pechos...) para hacer la vajilla en la que se sirvió el festín.

Así de formalitos empezaron, que parecían los chicos del coro antes de bendecir la mesa: "Querido Dios, te damos las gracias por los alimentos que vamos a recibir de los pechos de la Loli"


Y así de desmadrados terminaron tras probar los manjares de la Loli.




Al menos no se comieron el hombro izquierdo de nadie y, a juzgar por las fotos, se lo pasaron como dioses.

Un beso y buen miércoles.

martes, 21 de julio de 2009

Deseos de Jabón

Los deseos son como las pompas de jabón: la mayoría se alejan nada más hacerlos y, los pocos que no lo hacen, pueden terminar explotándote en la cara. Porque desear algo es casi tan peligroso como no hacerlo.

Para su último cumpleaños, la diseñadora Marina Chaccur se autoregaló un libro de deseos. Para representar los anhelos hizo pompas con una mezcla de tinta, agua y jabón que fue explotando sobre las hojas con la ceremoniosidad del que apaga las velas de un pastel de cumpleaños.










A juzgar por la cantidad de pompas que explotó sobre las hojas del cuaderno, Marina tiene un montón de deseos para su nuevo año, espero que se le hagan realidad.

Un beso y buen martes

Vía: soolip

lunes, 20 de julio de 2009

Alpandeire

A mi de pequeña me daba mucha envidia la gente que tenía pueblo. Me parecía un chollo eso de tener un sitio donde pasar el verano, ir a las fiestas y estar hasta tarde en la calle porque, por algún motivo, la hora de vuelta en los pueblos es inversamente proporcional al tamaño de éstos: cuanto más pequeño, más tarde te dejan llegar a casa por la noche. Yo también tenía pueblo, el de papá Rosenthal en Lugo, pero nos pillaba tan lejos que nunca lo sentí como mio.

Ahora, de mayor, mis padres han adoptado el pueblo de sus mejores amigos, se han construido una casita y son ellos los que pasan los días y las noches sin hora de vuelta. Está en la serrranía de Ronda y su nombre es tan díficil de recordar como de olvidar: Alpandeire.

Este fin de semana Mister y yo hemos ido a ver los avances de la casa (la última vez que fuimos fue para ayudar a pintar este invierno). Esta vez no ha habido brochas ni pintura sino mucho descanso. Le hemos hecho el rodaje a los colchones y hemos dormido más horas que en toda nuestra vida. Nos hemos pasado el fin de semana con la tensión baja, sólo despertános para comer y cambiar de postura.

Entre sueño y sueño, hemos disfrutado de las vistas desde la terraza de mis padres:


De los rincones de su calle (Calle La Moral). Me imagino que se llama así por la moral que hay que tener para subir esa cuesta empinada.


De la puerta de su casa, que siempre está abierta.

Del tiempo que se resiste a pasar.
De los paseos hasta Fray Leopoldo, el Santo local al que todas las mujeres se acercan a ponerle velas y pedir por sus familias.




De los calabacines del tamaño de un perro (o de los perros del tamaño de un calabacín, según se mire)
Acabamos de volver y ya estamos deseando ir de nuevo.

Un beso y buen principio de semana.

viernes, 17 de julio de 2009

Alunizaje

Las chicas del Proyecto Lunar me han ayudado un montón desde los principios de La madre de los Beatles. Tienen un objetivo muy práctico: ayudar a aterrizar en el mundo real a los creativos que tienen muchas ideas pero les cuesta ordenarlas para llevarlas a la práctica. O sea, un tres y un cuatro, la cara de mi retrato.

Hemos invertido los papeles y ahora las madres son ellas, llamándome cada dos por tres para ver si he rellenado el plan de comunicación, para informarme de subvenciones, para ver como le va la vida a la madre, etc...

Hoy tengo reunión con ellas así que les he preparado unas magdalenas para celebrar el 40 aniversario del alunizaje. Espero que estén buenas.

Corro a llevárselas que llego tarde!
Un beso y buen fin de semana

PD. ¡Mister, si te encuentras restos de chocolate en la cocina y trocitos de papel en el salón ya sabes que he sido yo!

jueves, 16 de julio de 2009

Descanse en RaT

El año pasado en Nueva York, decidimos sentarnos un rato a descansar. Vimos de lejos un parquecito y emocionados gritamos al ver como las ardillas trepaban felices a los árboles. Al acercarnos, comprobamos horrorizados que las ardillas eran en realidad ratas. Los cuatro reaccionamos igual: ¡Puuuuaaaaajjjj!

Las ratas (asquerosas) en realidad son parecidas a las ardillas (graciosas) y a las palomas (molestas pero socialmente aceptables) y, sin embargo, unas nos encantan y otras nos desagradan. Esto es sólo un ejemplo de la curiosa relación que tenemos los humanos con los animales y como algunos los escogemos para acariciarlos y a otros para matarlos.

No voy a entrar en un debate sobre cómo deberiamos comportarnos con otros animales porque no llegaríamos a ningún sitio. Lo que sí me gustaría es enseñaros un trampa para roedores que cumple su cometido (acabar con ellos) al mismo tiempo que sirve para darle un final un poco más digno. Lo desarrolló Sarah Dèry dentro de un curso de packaging de UQAM.


No se si tendría mucho éxito pero tiene ese punto irónico y molesto que hace grande a las pequeñas cosas.

Un beso y buen jueves malditos roedores

Vía: Play me Design