lunes, 25 de octubre de 2010

Alfombra de pipas



Tengo un amigo (maridísimo de una de las grandes de la blogosfera) que dice que la felicidad está en sentarse en un banco a comer pipas con la persona a la que quieres.

Me imagino como disfrutaría entonces estos días paseando por el Tate Modern de Londres, donde la artista china Ai Weiwei ha inundado el hall con 100 millones de pipas de porcelana.

El trabajo es realmente titánico porque cada semilla está hecha a mano por lo que cada una es sensiblemente diferente a la anterior.

Hasta hace unos días, se podía pasear por esta alfombra de pipas pero, por lo que he leído, se han dado cuenta que la porcelana desprende una especie de polvillo que, si se respira de forma continuada, puede ser perjudicial para la salud así que ahora los visitantes pueden verlo desde arriba o pasar por sus orillas.






No sé como será al natural pero así, en fotos, me parece impresionante.

Un beso y buen principio de semana.

15 comentarios:

♥ nualan ♥ dijo...

me parecido fantastica la idea, alfombra de pipas, y el hecho de que sean de ceramica, y pintadas a mano.... espectacular...
(por cierto, que bonita definicion la de la felicidad....)

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Todo me ha fascinado:
con tu amigo estoy de acuerdo total, es una gozada de plan, y lo de la china...me he quedado muda.

M. Lorena dijo...

Vi esto en las noticias y me encanto. Pensé en la sensación de hundirte en todas esas pipas y me produjo un gran placer. Que no se puedan pisar me parece una pena pero aun así verlas en directo tiene que ser una pasada.
Un saludo, Lorena.

Gretelain dijo...

Si, la verdad es que parece muy bonito! Aunque quizá se echa en falta el olor a sal, no?
Un abrazo

Marite dijo...

Pensé que era una alfombra digital! Aún así me parece fabuloso! que pasada!

itziar dijo...

dos cosas:
una: estoy de acuerdo con la definición de la felicidad. no se me habría ocurrido sola, pero me la apunto :oD
la segunda: ¿cien millones de pipas de porcelana?? esto va a sonar a chiste malo, pero eso es un trabajo de chinos... ¡qué paciencia!! y para que te las pisen...

La Ballena Elena dijo...

Jajaja
En cuanto he leído el título del blog, he pensado yo conozco a uno que sería feliz
:)
Ayer estuvimos en el pulgas, y nos acordamos de tí y repetimos sin cesar tu GRAN FRASE:
-La blogosfera nos ha dado tanto-

Raptor Plateado dijo...

no se romperan al caminar sobre ellas????

Estercity dijo...

Hemos coincidido en le post.
Que casualidad!!

elena relucio dijo...

es una maravilla!
(estoy de acuerdo con el marido de tu amiga :)

_un abrazo

my collection dijo...

A la gente se le ocurre cada cosa...!!!!!!!
Yo cambio las pipas por los kikos sentada en el mismo banco.

bubbles on my planet dijo...

es una obra muy curiosa :) creo que lo suyo es andar descalzo sobre las pipas de mentirijilla, tiene que ser una sensación peculiar!!

Lucien dijo...

Al margen de sus indudable interés estético, esta obra plantea un interesante debate sobre la desigualdad entre el primer y el tercer mundos. Alimento vs ocio. El proceso de manufactura de cada elemento es una forma de reverencia. En Occidente, todo ello puede reducirse a la categoría de goce estético. En este aspecto, la obra es una bomba lapa en las conciencias. Sólo hace falta que tales conciencias se muevan.

Unai dijo...

He oido q ese amigo tuyo ha dejado mas de un banco del parque alfombrado, pero de cascaras de pipa.
Aunque siendo de porcelana no se si las disfrutaria mucho, pero si su dentista.
El marido de tu amiga me dijo una vez q el gusto por las pipas quizá le venga de una vez, q siendo el muy pequeño, le metieron en el remolque de un trator lleno de pipas de girasol y recuerda q se hundia hasta mas arriba de la cintura.

Un beso
Unai

Señorita Puri dijo...

definitivamente el artista se lo ha pasado pipa