martes, 29 de junio de 2010

Disco Chair


No sé si será porque mi cuerpo me está pidiendo un descanso o porque me estoy haciendo mayor pero, si el otro día me gustó "Public Chair" hoy me ha encantado "Disco Chair".

Genial para una fiesta en casa y animar hasta al más apalancado. Está formada por más de 200 metros de cable electro-luminiscente. ¿Qué quieres una velada tranquila? Pues la dejas tal cual, sin enchufar a la corriente. ¿Qué la noche se anima? Pues a conectarla y que empiece la fiesta...

Hablando de fiesta, junio ha sido el mes de las bodas. El último fin de semana estuvimos en una muy especial en Barcelona. Su protagonista os la irá contando en cuanto se recupere pero sólo puedo decir que fue preciosa y muy emotiva. Lo que más me gustó fue, sin duda, ponerle cara y voz a tanta gente a la que no conocía y reencontrarme con otras tantas a las que hacía tiempo que no veía. Y por supuesto, verles tan felices y comiendo pipas.

Un beso y buen martes.

Vía: Freshome

jueves, 24 de junio de 2010

Public Chair


En esta ocasión se trata de "public chair" y consiste en reciclar sillas de la basura para dejarlas en las calles para el uso del ciudadano de a pie.

Me ha gustado porque, por una parte, le dan una nueva oportunidad a las sillas y un uso completamente nuevo (pasan de un fin privado a uno público) y, por otra, porque cambia el aspecto de las ciudades (estamos acostumbrados a que el mobiliario urbano sea robusto y resistente para que aguante las inclemencias del clima y el vandalismo), haciéndote sentir un poco como en casa.




Estoy segura de que más de un turista con los pies hinchados habrá agradecido encontrarse con una de estas sillas en Nueva York.

Un beso y buen jueves.

miércoles, 23 de junio de 2010

Risoterápia

Ayer pasé un día un poco plof. Me dolía la garganta, no estuve nada inspirada en el trabajo, fui a ver un piso que era un auténtico horror (¿por qué dicen exterior cuando quieren decir agujero?). El de Mister no fue mucho mejor, llegó más tarde de lo habitual y muy cansado.

Estuvimos a punto de no ir al concierto de Astrud del que teníamos entradas desde hacía siglos (tanto que lo habíamos olvidado completamente, nos lo tuvo que recordar un amigo por la mañana) pero al final nos animamos y fue un acierto.

Nos reímos un montón -a ratos a carcajadas-, cantamos, aplaudimos y salimos liberados de la negatividad que se había apoderado de nosotros todo el día.

Y es que hay que reírse, es lo más sano del mundo. Yo tengo la teoría de que ahora la gente se ríe menos porque los chistes no están de moda. Cuando éramos pequeños, en todas las reuniones se contaban chistes y si te encontrabas a alguien por la calle te decía: sabes el del tío de Lepe qué... Ahora la gente cuenta enfermedades y si tropiezan por la calle se dicen: sabes el tío del cuarto que se ha muerto de...

Así que hay que reírse, de canciones absurdas, de chistes o de la misma vida, que nos brinda muchas ocasiones aunque la mayoría de las veces las dejamos pasar.

A la francesa Sandrine Estrade no se le escapa ni una. De pequeña pasó muchas horas tendida en el césped buscando formas en las nubes. De mayor, se dedica a fotografiar escenas cotidianas e ilustrarlas luego con un toque de humor.

Dice que, si la gente viera lo que ella ve, sería mucho más feliz. Y yo estoy de acuerdo, porque donde otros ven una tabla de planchar abandonada ella ve una mariposa o, por ejemplo, ante una barandilla ella ve un ejército...

O una animadora en la acera...
O una áxila que necesita ser depilada...

O "abrazos gratis"...
"white Vador"...
Un fumador empedernido...

Un arresto...
O mis favoritos: Eva...
Y Adan...
Así que, nada de negatividad, hoy toca reirse de todo. Yo al menos lo voy a intentar.

Un beso y buen miércoles.

Vía: Fubiz

martes, 22 de junio de 2010

Food Tree

A mi que se me dan fatal las plantas creo que este pequeño árbol se me daría de maravilla.

Creado por la firma de mobiliario francesa Smarin en colaboración con el chef Mauro Colagreco -poseedor de una estrella michelín- es la forma ideal de compartir alimentos durante una cenita en casa o una fiesta.

En las ramas se pincha pequeñas piezas de comida: fruta, queso, calamares a la romana... y la gente se va sirviendo.




Además de buen invento queda genial para decorar.

Un beso y buen martes.

jueves, 17 de junio de 2010

Compras compulsivas



Hoy he descubierto un blog que me ha encantado: Obsessive Comsumption en la que su autora, Kate Bingaman-Burt, dibuja sus compras. Lo documenta todo, desde un café hasta un i-phone.

Empezó a hacerlo hace años cuando, analizando las deudas de sus tarjetas de crédito (eso es algo muy americano, menos mal que aquí no es tan habitual eso de tirar de descubierto si no yo ya estaría en la trena) se dio cuenta que debía una fortuna de la que no era consciente. Empezó a dibujar a mano sus extractos de tarjeta para interiorizar sus gastos. Más tarde, se dedicó a fotografiar sus compras junto a los correspondientes recibos y hoy, triunfa con su blog sobre consumo obsesivo. Ha publicado un libro, vende sus ilustraciones y ha sido entrevistada en un trillón de sitios.




No sé si ha conseguido gastar menos pero dice que ha aprendido mucho sobre sí misma (por ejemplo, ahora sabe que tiene que comer más sano porque compra mucha comida basura) y, de paso, se ha convertido en una celebridad en internet.

Un beso y buen jueves.


miércoles, 16 de junio de 2010

Gatos, perros y gorros


Mister me dijo un día que tenía asumido que, el día que tuviéramos críos, los llevaría todo el día vestidos de animales. Pero qué invento es este... Pregunté yo al más puro estilo Sarita.

Entonces me hizo enumerar los últimos regalos que había hecho a niños y todos tenían orejitas, alitas, rabitos... En fin, que sí, que me encantan los niños vestidos de animales y ni siquiera me había dado cuenta.

Y ya puestos, también me encantan los animales vestidos de personas. Sí, ya se que es una crueldad ponerle a un perro un gorro pero es que... ¡están tan monos!

Me ha encantado esta tienda en Etsy que vende patrones para hacer gorritos para mascotas.





Mi favorito es el del unicornio.

Un beso y buen miércoles.

martes, 15 de junio de 2010

La más lista de su clase


A estas alturas no creo que haya nadie que no se haya hecho ya con una bolsa plegable, nosotros al menos tenemos varias que utilizamos bastante.

Ésta me ha parecido útilísima porque además de asas como la tuya y la mía, incorpora una lista de la compra.




Lleva una lista de productos básicos (leche, huevos, etc.) para que marques lo que necesites.

Si no aparece (no creo que las patatas ni el apio que llevan nuestros japos en la bolsa sean considerados "productos básicos") puedes escribir los productos en la línea de puntos.

Y para colmo, lleva un iman para que la pegues a la nevera. Vamos, un no va más.
Una idea sencilla y buenísima.

Un beso y buen martes.

lunes, 14 de junio de 2010

Trabajar en verano


A medida que aumenta el buen tiempo se hace más difícil eso de ir a trabajar. Por mucho que te encante tu trabajo (que en mi caso es así) preferiría mil veces estar en estado de semi-coma tumbada en una toalla de playa.

Aunque no es un gran consuelo, creo que un esta mecedora nos podría ayudar a llevar mejor los días de verano trabajando frente al ordenador. ¿Qué tiene de especial? Muy sencillo, a través del embudo que tiene en los extremos, echas arena que, al mecerte, hace un ruido similar al de las olas del mar.

Tenéis que ver el vídeo para entender bien como funciona.



Y si no es suficiente, podemos completar el mobiliario de verano para la oficina con este otro gran invento: un cajón de arena que puesto a los pies de la mesa te da la sensación de estar tecleando en la playa.


Lo malo es quién le explica al gato que el cajón de arena es tuyo.

Un beso y buena semana de trabajo. Ains.